Datos personales

Mi foto
Aguascalientes, Aguascalientes, Mexico
roja como los sueños de los negros mirlos.

Reconstruyendo

Photobucket

Algo me salió mal con Picasa y perdí todas las fotografías del blog. Ahora estoy recuperándolas, así que ténganme paciencia.

Xoxo

Entradas populares en los últimos 30 días

domingo, 3 de agosto de 2008

EL SÍMBOLO SURREALISTA


      El símbolo es la cifra de un misterio
                                                                                                             Paul Godet


La complejidad de la expresión poética de las vanguardias del siglo XX reside en la dilatación de una noción que crea en la conciencia un impacto psicológico. Es a través de la visualización de lo abstracto que el poeta consigue dar un rostro al concepto.
     Particularmente con el simbolismo surrealista nace el deseo de proyectar una visión más amplia del mundo en el cual el misterio tenga cabida, así  su conducta intelectual desarrolla  un superracionalismo[i] que se aboca a la irracionalidad tratando de tener una asimilación continua de ésta al tiempo que lo racional pasa a ser reorganizado sin cesar alhacer que su valor como tal se relativice.
     La tarea de la simbolización surreal es la de comunicar lo que, de acuerdo al pensamiento racional, se creía incomunicable. Pero para comunicarlo el poeta tiene que provocar el sentimiento de empatía a un ser especial  que le permita relacionarse íntimamente, un ser que se abra de lleno a una experiencia mística y  le permita  al  vate   “[ ...] apoderarse de su alma con dureza o con ternura.”[ii]
       El lenguaje surrealista requiere de un lector que entienda por medio del sentimiento y que  profese  la fe en el misterio de manera tan  profunda  como lo hace  el poeta,  pues es precisamente el misterio   - “el viento muy audaz en un arrabal”- [iii]lo que nos permite creer en una superrealidad  que se entiende por los efectos que sus símbolos produce tanto en el ánimo del creador  -vidente- como en el receptor –visionario-. De tal manera vemos que su función simbólica tiene la misión de captar la naturaleza emotiva del misterio cuyas posibilidades de expresión se encuentran en la sugerencia ya que los  símbolos que crea  no comparan sino que identifican.
     Aunque desde Baudelaire la poesía toma al símbolo como recurso expresivo éste se conforma concientemente teniendo un sentido meramente connotativo mientras que el símbolo  surreal tiene como fundamento  procesos autónomos de la psique y no un referente manifiesto, por lo que no es una connotación si bien está emparetado a ella.
     Teóricamente se puede clasificar el símbolo en dos categorías: símbolos deliberados y símbolos  preconscientes . Los primeros serán invalidados por la ideología surrealista . Según ella, cuando el símbolo se vuelve transparente  debido a que su representatividad es calculada, éste pasa a ser una alegoría. Así, el símbolo para permanecer como símbolo debe ser siempre un arcano. Su característica principal es la de constituir un significante inconmesurable.
     Mientras que el símbolo deliberado  puede tener una interpretación plenamente sígnica  y por lo tanto una función representativa, el símbolo preconciente se desconecta de los valores semióticos y semánticos. De alguna manera se le podría entender como una especie de fractal que descompone y varia el volumen de su concepto. Éste introduce una cambio a nivel perceptivo : primero nos emociona y luego lo entendemos  y no a la inversa como lo establece la significación racional.
     Desde esta perspectiva la emoción, por un lado, es la que tasa al símbolo y ella por su parte es el que confiere la carga estética no importando cuan oscura se presente: “Estar cansado tiene plumas / tiene plumas graciosas como loro / plumas que desde luego nunca vuelan / mas balbucean igual que loro”[iv].
     Tenemos que entender que la presencia del símbolo arcano como medio de expresión poética surge de la necesidad de crear un discurso de tenor afectivo que luche contra la deshumanización del arte. La obra artística concebida así es una creación mágica y autónoma capaz de inventar una realidad donde no existía y cuya vitalidad reside en el sentimiento por lo que no puede ser vinculada con un objeto concreto de la realidad vulgar.
     La poética surrealista trata de abolir toda nominación directa pues su intención primordial no es imitar o interpretar sino acercar dos realidades que aparentemente se hallan distantes  - la  realidad potencial y la realidad fáctica- , pero para que se de este acercamiento es necesario eliminar todo tópico y desarrollar  la capacidad para captar un concepto de manera intuitiva  a través de uniones inesperadas de la palabras o de enumeraciones en apariencia caóticas.
Las propiedades que posee el símbolo preconsciente sin duda alguna son muy complejas y crean imágenes  que sólo si el lector está psicológicamente dispuesto a abrirse ante las múltiples posibilidades significativas que ella sofrecen se podrá operar un efecto en su ánimo. Bretón nos dice:

La  imagen  surrealista más fuerte es aquella que presenta el grado  más elevado de
arbitrariedad, aquella que cuesta más  tiempo de traducir al lenguaje práctico, tanto
si  entraña una  gran dosis de  aparente  contradicción,  tanto si uno de los términos
que  la  forma está  curiosamente  escondido,  tanto si,  enunciándose  sensacional,
parece desnudarse con languidez (que cierra bruscamente el ángulo de su compás),
tanto  si  se  libera  de  una  justificación   formal   irrisoria,  tanto  si  es  de  orden
alucinatorio,   tanto  si  se  presta  naturalmente  a  lo  abstracto  la  máscara  de  lo
concreto, o a  la inversa, tanto si se implica la negación de alguna propiedad física
elemental, tanto si se desencadena la risa.[v]

La fórmula hallada por el surrealismo se apoyo en la gran posibilidad de variables ecuacionales de los procesos preconscientes  por lo que su simbolismo llegó a ser cualitativamente más complejo que el del simbolismo escuela y que el de cualquier otro movimiento irracionalista de vanguardia.
      A continuación enlisto los diecinueve propiedades ecuacionales de estos procesos que identifica Carlos Bousoño en sus teorías sobre los símbolos preconscientes:
  1. No lucidez
  2. No descreimiento
  3. Inexistencia de la posibilidad del disentimiento dentro de las ecuaciones, pues eso implica un juicio lógico y ellas no se hallan sometidas a un control racional.
  4. Seriedad como consecuencia de la falta de un examen y una censura. No se puede desacreditar las conexiones de una serie poemática cuando éstas no son lúcidas ni manifiestas,
  5. Realismo de los miembros ecuacionales como consecuencia de la seriedad. Si es serio es creíble y esta credibilidad no tiene nada que ver con la verdad sino con la verosimilitud.
  6. Realismo de la ecuación como tal por lo mismo de que su irracionalidad la libera de todo descreimiento a diferencia de lo que sucede con la  metáfora tradicional que sí puede ser sometida a juicio.
  7. Totalitarismo como el resultado de la ecuación que contiene tres realidades; la de cada miembro de la ecuación, la de la ecuación en sí y la del resultado de ella.
  8. Ambigüedad y disemia. Se debe notar que con el símbolo disémico ocurre una ambigüedad que no es percibida claramente por el lector debido a que en apariencia se presenta con un sentido lógico que impide el que sea vislumbrado con alguna otra significación escondida. A este efecto Bousoño le da el nombre de  “fisocromía” pues lo compara con el mimetismo de ciertas especies animales de tomar el color de su entorno.
  9. Capacidad proliferante, esto es la potencialidad para desarrollar varias series asociativas a partir de una esencial.
  10. Posible inesencialidad de las relaciones entre sus miembros continuos ya sean metafóricas, sinecdóquicas  o metonímicas.
  11. Salto de un elemento a otro en la ecuación 
  12. Inconexión lógica a partir del segundo miembro
  13. Inadecuación emocional simbolizado-simbolizador
  14. Descomposición de todo miembro a excepción del primero por no asemejarse a éste
  15. Transitividad de las emociones
  16. Transitividad de las propiedades o de la totalidad de los significados
  17. Reciprocidad metafórica (metonímica o sinecdoquica)
  18. Misterio de la emoción simbólica
  19. Visualidad del simbolizador

     De todas ellas la 18 y la 19 compendian todas las demás mientras que la 11 y la 12 son las esenciales en la creación surrealista. El proceso de inconexión lógica se da dentro de una serie no lúcida en la que se salta de un primer término a un segundo sin que se establezca una relación clara entre ambos. Aquí ya no se trata de que si un enunciado es posible o no dentro de la realidad en que vivimos, de lo que se trata es de hacer que éste –ya sea fantástico o fáctico-, carezca de ilación con respecto a su antecedente. El hecho de no definirse por un contraste entre realidad e irrealidad sino por un efecto de inconexión emocional entre dos términos presentados por el poeta  es lo que provoca que el receptor  establezca toda clase de asociaciones de manera inversa, es decir, desde el resultado de la emoción hacia el generador de la emoción. De esta forma se trata de romper con el acondicionamiento del proceso de receptividad. 
En los procesos preconscientes el símbolo surge de la unión de los fenómenos conocidos con  las nomenclaturas de “simbolizador” y “emoción simbólica”. A grandes rasgos el simbolizador  es el enunciado completo que identifica un objeto tanto en un plano real como uno evocado mientras que la emoción simbólica  es  la sensación que se experimenta ante el simbolizador  y que llega a la conciencia como un elemento estético. De esta unión resultará, dentro de las ecuaciones dadas entre enunciados, un “expresado simbólico” y un “simbolizado”. El expresado simbólico proyecta una realidad que se hace múltiple y en consecuencia imprecisa  en oposición al simbolizado que se muestra singular una vez extraído de sus implicaciones emocionales. La intuición del receptor bien puede hallar al simbolizado con una simple introspección, este hallazgo es una cuestión de lingüística, ya que se trata de dar con la palabra que mejor convenga a nuestro sentimiento. A diferencia de ésta, el expresado simbólico resulta más oscuro y constituye en sí el enigma poético, así lo que quedará claro en el simbolizado adquirirá en el expresado simbólico una serie de interrogantes que sacudirán a quien se acerque a su poesis.


[i] Término acuñado por Gastón Bachelard, filósofo francés (1884-1962) quien hizo un análisis psicológico del conocimiento científico.//Cfr. André Breton y Paul Eluard, Diccionario abreviado del surrealismo, p.96.
[ii] Vid. Dámaso Alonso, Poetas españoles contemporáneos, p.212
[iii] Vid. André  Breton, Paul Eluard, op.cit p.63.
[iv] Vid.  Luis Cernuda, estoy cansado, 20 poemas , p.
[v] Vid. André Breton y Paul Eluard, Op.cit., p.51
*Hago uso de la terminología de las teorías del símbolo de Bousoño desarrollada en varias de sus obras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Deja que caigan más cerezas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...