Datos personales

Mi foto
Ciudad de México, Mexico
roja como los sueños de los negros mirlos.

Reconstruyendo

Photobucket

Algo me salió mal con Picasa y perdí todas las fotografías del blog. Ahora estoy recuperándolas, así que ténganme paciencia.

Xoxo

Entradas populares en los últimos 30 días

miércoles, 2 de septiembre de 2009

Motivos de peso


150 centímetros de altura y 138 kilos: factores que determinan el carácter sedentario de la cotidianidad de aquella señora que escudriña, a través de la ventana de un departamento ubicado en el quito piso, una existencia que le es del todo ajena.
Ha dejado de vivir sin poder darse el lujo de expirar. Los suyos, un esposo y cinco hijos, han superado el duelo. A veces, pero sólo a veces, titubean al salir de casa como si advirtieran la presencia de la esposa y madre; dibujan a medias un adiós con su aliento, luego lo aspiran y sin llorar entierran a la ausente.
Ella es un espíritu cautivo que permanece apoltronada en un sillón húmedo y viejo. Casi por completo estática. Igual que un vampiro, no puede atravesar un círculo de hostias, ir más allá, trepar ligera las paredes, sobrevolar su cuerpo, dominar su entorno, hipnotizar con su mirada.
Cuando era jovencita… Cuando era jovencita lucía como la odalisca de Ingres, o al menos eso es lo que uno puede deducir cuando se le oye suspirar dejando inconclusa la frase. Ahora esa sensual odalisca se halla escondida tras una celosía de tejido adiposo, pero dejémosla tranquila, no juzguemos su vida.
Desde hace muchos días y muchas noches, los rayos del sol y de la luna, que ingeniosamente se infiltran más allá de las barreras subcutáneas y llegan hasta la esencia de esa mujer, son los únicos fenómenos capaces de referirle el mundo directamente; su única posible experiencia que se convierte en gotas de sudor frío o caliente marcando la diferencia entre ese cuerpo en el sillón y los otros que yacen en fosas. Ella siente, como pocos podríamos hacerlo, la caricia de un haz lumínico, ¡más que suficiente! Seguirá allí a su manera.


martes, 1 de septiembre de 2009

dos miradas

La noctámbula


De septiembre a julio
ensayo una memoria desnuda,
abrazo el sordo sueño
de un placer más allá
de los amores sin salida
cuando la dama de la noche
cabalga sobre la extraña madera
y el viento peca con luto
buscando el trigo joven


pesadilla...


La sombra se teje mientras espía,


la luna...estrellas...el fin


Ya soy mayor y se me olvida


¡Flores! Dos tiempos...


¿Qué? El juego. Maldición...


El sol sale.




****


La del amanecer

El sol sale y sigo sin ti,
hoy, vida, una vez más me desdeñas,
desperdiciada entre noches flacas
he de rumiar mi obsesión,
enfermándome con el mal de luna
filtrada como colirio caduco en ojos insomnes
durante la convulsión del alma.

Ni llegas ni dejas llegar el sueño azul,
aquel añil de larga añoranza, 
me citas en ese punto que clausura al corazón;
lejos del rojo de la pasión real
y a un paso del negro de la muerte,
siempre, por siempre, distante tú.


S.T.F.R. (wastedcherry)

Creative Commons License
Dos miradas by Silvia Teresa Flota Reyes is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-Sin obras derivadas 3.0 Unported License.
Based on a work at wastedcherryblogblof2.blogspot.com.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...