Datos personales

Mi foto
Ciudad de México, Mexico
roja como los sueños de los negros mirlos.

Algo me salió mal con Picasa y perdí todas las fotografías del blog. Ahora estoy recuperándolas, así que ténganme paciencia.

Xoxo

Entradas populares en los últimos 30 días

lunes, 23 de noviembre de 2009

María Negroni escribe sobre la obra de sombra de Alejandra Pizarnik

En esta sección mi selección para la cosecha cereza es un libro que se atreve a discurrir por “una zona apenas transitable”, como reconoce la propia Negroni, esa zona que es el exilio de sombra del bichito melancólico que se veía al espejo y veía a la niña y a la mujer y, entre ellas y el azogue, el deseo y la voz dibujados.



[…]Al principio me deje hipnotizar, Fui y vine por sus poemas-miniaturas como quien aprende a escuchar lo inmenso de las cosas que no sabe. Después me distancié. Después volví empezar por otro lado. Durante años, me dedique a buscar en los textos “malditos” de su producción (La condesa sangrienta, Los poseídos entre lilas y La bucanera de Pernambuco o Hilda la polígrafa) alguna clave para descifrarla […] Quería descubrir, se me ocurre, el cuadro debajo del cuadro, entender de qué modo lo obsceno se enseñorea en su obra, haciendo de toda fuga, paradójicamente, una imposibilidad.
Tuve, por ese entonces, la visión de una obra sitiada. Los poemas se me antojaron como esas aldeas medievales que expulsaban la podredumbre a sus extramuros […] Nunca la poesía me pareció más sórdida (y vulnerable) […]
En algún punto, sin embargo, mi lectura se modificó sutilmente. Pensé que los textos “malditos” se erguían, frente al resto de la obra, como un testigo lúcido (la expresión es de Aldo Pellegrini) pero no se le imponían. Más bien, eran la prueba contundente del famoso dictum pizarkiano de que “cada palabra dice lo que dice, y además más y otra cosa” […] El efecto era de extrañamiento radical y me pareció entender que el objetivo de la transgresión no era simplemente profanar, parodiar, agobiar la intertextualidad, sino, con todo eso, escenificar el proyecto siempre irrealizable de la significación: recordar que, como dijo Sarduy, el deseo de la poesía es siempre el deseo por antonomasia, un deseo de lo inexistente, en el vacío y ciego, para hacer surgir lo imposible: el festín del significado.


María Negroni, El testigo lúcido. La obra de sombra de Alejandra Pizarnik, Rosario, Argentina, Beatriz Viterbo Editora, 2003, pp. 11-12.

De palabras llenas de fobia

La palabra griega fobia, φοβíα, del griego Φόϐος, miedo, en cuya familia léxica encontramos también vocablos como el verbo ahuyentar o espantar y el adjetivo horrendo o espantoso, es un cultismo introducido en el campo de la psiquiatría que hace referencia a una aversión obsesiva o miedo irracional hacia algo específico que se traduce en una alteración orgánica que puede presentar síntomas tales como sudoración, mareos, taquicardia, náuseas y sensación de vulnerabilidad. El corpus CORDE registra el primer caso de su empleo en nuestra lengua en el año 1906* . Los sustantivos que designan las fobias se construyen por composición de un lexema nominal latino o griego, normalmente, más el elemento compositivo -fobia; su derivación adjetival usa de igual manera un lexema nominal y el elemento compositivo -fóbico.
En mi poema monorrimo, con métrica como la de la cuaderna vía, utilizo varías fobias en la construcción de estrofas icónicas de las aberraciones de nuestra especie que en seguida doy su significado:
Scelero o pavor sceleris. Del latín sceler, scelero, maldad, actitud maligna. Miedo mórbido a los hombres malos; ladrones, secuestradores, asesinos etcétera. Algo. Del griego algos, dolor. Miedo a sentir dolor.
Teofobia. Del griego Teo, Dios, divinidad. Temor anormal que se tiene con respecto a un dios o a una religión. También se conoce como zeusofobia. Eoso Del latín Eos, Aurora. Miedo al amanecer
Terato Del griego teras, monstruo. Miedo de dar a luz a un monstruo o un bebé con deformidades.
Hamarto Del griego amartia, pecado. Miedo a pecar o a cometer un error.
Mastigofobia. Del griego mastigo, látigo o flagelo. Miedo al castigo, igualmente se usa el término poinefobia.

Si quieren consultar el glosario completo de fobias, den click en el enlace:

El texto es de un autor cubano, Fernando Ortiz, y refiere a un texto científico, cito: por su sexo, por su aspecto psiquiátrico, por su fobia contra la brujería, sería interesantísimo.

domingo, 22 de noviembre de 2009

La Voz, Alejandra, la Voz que no nos deja del todo, Alejandra

 FRAGMENTOS PARA DOMINAR EL SILENCIO
Alejandra Pizarnik



*
Las fuerzas del lenguaje son las damas solitarias, desoladas, que cantan a través de mi voz que escucho a lo lejos. Y lejos, en la negra arena, yace una niña densa de música ancestral. ¿Dónde la verdadera muerte? He querido iluminarme a la luz de mi falta de luz. Los ramos se mueren en la memoria. La yacente anida en mí con su máscara de loba. La que no pudo más e imploró llamas y ardimos.


**
 Cuando a la casa del lenguaje se le vuela el tejado y las palabras no guarecen, yo hablo.
Las damas de rojo se extraviaron dentro de sus máscaras aunque regresarán para sollozar entre flores.


No es muda la muerte. Escucho el canto de los enlutados sellar las hendiduras del silencio. Escucho tu dulcísimo llanto florecer mi silencio gris.


***
 La muerte ha restituido al silencio su prestigio hechizante. Y yo no diré mi poema y yo he de decirlo. Aún si el poema (aquí, ahora) no tiene sentido, no tiene destino. 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...