Datos personales

Mi foto
Ciudad de México, Mexico
roja como los sueños de los negros mirlos.

Reconstruyendo

Photobucket

Algo me salió mal con Picasa y perdí todas las fotografías del blog. Ahora estoy recuperándolas, así que ténganme paciencia.

Xoxo

Entradas populares en los últimos 30 días

sábado, 5 de diciembre de 2009

Dans le velours rouge de ton ventre / Dans le noir de tes cris secrets

Hoy vuelvo a sufrir los tormentos que avivan mi recelo, mi miedo y mi ira. Esos latigazos entrañables no por queridos sino porque se dan en las paredes de los intestinos. Los sufro desde hace tanto tiempo y cada vez que se presentan olvido cómo se siente no sentirlos. Parecen parte de mí, entrañables, pues, así son, por eso esta entrada está dedicada a lo que lacera por dentro a las personas, que, como yo, son viscerales. disfruten de este poema de Joyce Mansour y tómense putualmente su Salozapirina, porque deben creerme esto: Una especie de condesa sangrienta vive dentro de nosotros, es ,ella, la excitatriz de nuestro dolor.

En el terciopelo rojo de tu vientre
En la oscuridad de tus secretos gritos
Me he aventurado
Y la tierra gira alrededor zumbando
La tierra roja de tus envenenadas roídas entrañas
Una sangre de demonio fluye en el río ciego de tus noches
Come en las partes blandas la inflamación de tus burlas
En el pasillo oscuro de tus ojos
En la mancha roja de tu muerte
Me he aventurado
Y la tierra gira alrededor zumbando
Y mi cabeza se desatranca con alegría

domingo, 29 de noviembre de 2009

En cuanto al dibujo y la escritura

Una pensamiento para un amigo perdido




Escribir para mi es dibujar, anudar las líneas de forma que se conviertan en escritura, o desanudarlas de forma que la escritura se vuelva dibujo. No salgo de ahí. Escribo, intento limitar exactamente el perfil de una idea, de un acto. En suma, cerco a los fantasmas, encuentro los contornos del vacío, dibujo.
Jean Cocteau, Opio, p.82.


Jean Cocteau, retrato de Raymod Radiguet, 1922.

Opium núm. 1: decapitando adormideras


Sin ningún lugar me quedo,
en puntillas,
disparo, disparo, disparo,
como una hoja muerta
           Songe d' opium


Dedico esta entrada a Mine por haberme facilitado el opio para soportar la largas horas de vacío. Also It goes for Markus, whom let me listen, look and feel.
Los dibujos que conforman esta presentación son obra de Jean Cocteau, realizados durante su estancia en la clínica de Saint-Cloud, en la que estuvo internado por segunda ocasión a partir del 16 de diciembre de 1928 hasta abril de 1929. El libro en el que aparecen se titula Opio. Diario de una desintoxicación; a través de él nos relata un viaje hiperreal en el tren expreso que lleva a la muerte. Aunque en sus páginas no se refiere directamente a Raymond Radiguet, lo cierto es que la muerte de este bello joven, acaecida en 1923, es la que sumerge  a Cocteau en el sopor de la adormidera.
Como música de fondo, podemos escuchar la maravillosa voz del contratenor Philippe Jaroussky interpretando Sogne d' opium cuya música es de Camille Saint-Saëns y la letra de Armand Renaud. 
Creo que al unir el dibujo de Cocteau y la voz de Jaroussky obtengo el más alucinante joint ¿no lo creen?


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...