Datos personales

Mi foto
Ciudad de México, Mexico
roja como los sueños de los negros mirlos.

Algo me salió mal con Picasa y perdí todas las fotografías del blog. Ahora estoy recuperándolas, así que ténganme paciencia.

Xoxo

Entradas populares en los últimos 30 días

miércoles, 29 de diciembre de 2010

Los santos inocentes

Los santos Inocentes, Duccio di Buoninsegna

Escribí en mi diario íntimo, sobre los inocentes y me acordé de un poema del Robert Lowell, así que salté de mi blog de autor a mi blog cultural para ofrecérselos en este post, siendo algo muy propio ya que desde la muerte de Alí Chumacero no había metido otra cereza en la cesta de poesía, además vale igualmente para enmendar el exabrupto de la entrada anterior causado por un espíritu festivo que me es ajeno.

Este poeta bostoniano, aunque sin duda es uno de los más importantes surgidos en la literatura estadounidense de la centuria pasada, ha sido poco traducido al español, apareciendo su obra de pronto en una que otra antología. Convertido en un poeta de culto en el ámbito latinoamericano, particularmente en nuestro país a partir de que Carlos Monsiváis recupera parte su material en la década del setenta, el afán de traducir su obra por parte de otros tantos implicará, asimismo, la capacidad de compartir el punto de vista ético del vate, así como, en el aspecto formal, seguir las variaciones de un complicado estilo que desarrolla desde Land of Unlikeness (1944) hasta Day by day (1976).

Sin más los dejo con “Los santos inocentes”, perteneciente al poemario Lord Weary's Castle. La versión que aquí presento la he extraído de la antología Poesía norteamericana del siglo XX, editada por la UNAM y Premia, cuya selección, prólogo y traducción, salvo uno que otro poema, estuvo a cargo de Federico Patán.

Escucha, las campánulas tintinean mientras la carreta
se bambolea sobre ruedas de goma por el alquitrán
y el hielo encenizado más allá del molino de cañamazo
y el canal del sábalo. Los bueyes babean y se detienen
admirados ante las defensas de un auto,
y enormes se desplazan colina de San Pedro arriba.
Son los maculados por mujer —su
tristeza no es la de este mundo:
el Rey Herodes gritando venganza ante las rodillas
encogidas de Jesús que se ahoga en el aire.

Rey de gaznápiros y de niños mudos. Aun así,
el mundo es más Herodes que Herodes; y el año,
de gracia de mil novecientos cuarenta y cinco
trepa con privaciones la colina escoriosa
de nuestro purgatorio; y los bueyes se acercan
a los gastados fundamentos de su descansadero,
el pesebre sagrado su lecho de maíz
y su acebo arrancado para la Navidad. Si mueren,
como Jesús, con el yugo, ¿quién lo lamentará?
Cordero de pastores, Niño, cuán inmóvil yaces

Ilustración de Jeffrey Smith

Finalmente, como recomendación les brindo dos títulos: la traducción de Day by Day realizada por Luis Javier Moreno y editada en 2003 por Losada y así también Words in air: The Complete Correspondence Between Elizabeth Bishop and Robert Lowell editada por Thomas Travisano con la colaboración de Saskia Hamilton; son 459 cartas que durante largos años sostuvieron una relación atípica, sugestiva, intelectual, amorosa sin necesidad de la existencia del affair entre Lowell y la poeta de North and South, quien era siete años mayor que él.
 

martes, 28 de diciembre de 2010

Tengo el miedo metido en el cuerpo y la sintaxis relajada en el fondo de la poesía


Terminé el mes de noviembre con la relectura de Aurelia de Gérard Nerval, obra en la que el autor recupera lo perdido adentrándose en el mundo onírico, un mundo que nos presenta terrores, pero que nos impele a quedarnos en él, pues es en su centro donde encontramos la piezas faltantes del mundo real, hallazgos terribles y afortunados a la vez. Saliendo de este delirio me enganche de nuevo con dos más: uno causado por mi laringitis y el otro, por supuesto, por la lectura del mes de diciembre. Vale la pena mencionar esto como preámbulo, ya que de allí deriva cómo me acerco a este medio para hablarles del libro de Juan José Millás.
Todavía resonaba en mi cabeza el escrito del autor romántico francés, cuando empecé a leer en los primeros días de diciembre El orden alfabético. Entre ambos textos existe un punto en común: el sueño febril como medio en el que se construye el discurso y, si no tomamos en cuenta que Nerval con su Aurelia, como lo hizo con su Silvia, trata de dar vida a una mujer inexistente de la misma manera que el protagonista de nuestra historia lo hace con la mixtura de Laura-Teresa, de ahí no hay más; el primero es un relato, el segundo una novela y aun cuando estos por igual se dividen en dos partes, el primero deja para nosotros entre sus segmentos un breve silencio para avivar nuestra inquietud, en tanto que el segundo nos abre un espacio que finalmente completaremos a partir de las omisiones captadas. La elipsis generada entre la historia del Julio de trece años y el Julio de treinta y seis nos lleva a tratar de recuperar su vida entre las actitudes reiteradas o, mejor dicho, maniacas de éste y, asimismo, entre todo aquello que de un indicio de cómo llegó a ser el tipo solitario al paso de veintitrés años; es decir, más de dos décadas serán rescritas por nuestras deducciones cuando sólo contamos con los datos que se nos dan en un primer momento que se halla distendido por las múltiples acciones que suceden en el sueño de un niño enfermo y un segundo que se halla condensado  al presentar una serie de guiños al lector, de tal forma que todo aquello que parecía excedido o iterativo en la estructura descriptiva del delirio, se torna aquí en meras huellas semióticas y semánticas. No obstante, estos tiempos mantienen una estrecha conexión, pues son tiempos psicológicos, es decir, todo sucede en la percepción íntima del individuo, permitiendo con ello sostener toda una ficción en una sola reflexión: aquella que concierne al lenguaje como herramienta pragmática, pero también, tomando ventaja de su carácter discreto, el cual desde el lado interno del calcetín deja ver sus costuras, como fórmula mágica capaz de crear mundos alternos.
Para Millás es un tema recurrente todo lo que refiere al lenguaje, así lo ha hecho patente en algunos de sus articuentos y así también en la sesión que sostuvo con un grupo de chavos en la FIL Guadalajara. Lo que pasa es que este tema es una obsesión para el valenciano, pero una obsesión bien llevada, yo disfruté mucho la manera como tanto en la realidad alucinada por el niño como en la alucinada realidad del hombre, este escritor hace de su narración un asunto metalingüístico y pone a pensar a todos de una manera tan vivaz asuntos tales como el de la arbitrariedad del signo lingüístico, mientras que dicha falta de conexión causal entre significado y significante académicamente nos la refinamos leyendo atentamente el Curso de Lingüística general de Ferdinand de Saussure, o también cómo el niño aprende más acerca de la gramática generativa a la Chomsky con el deshuese de las palabras compradas en el mercado negro que manejaba el tablajero que lo que había aprendido en la escuela.
Y hablando de arbitrariedades, yo los dejo con esta cita del articuento titulado “El mapa de la fiebre":
Tuve una tía que padecía "fiebres", lo que yo interpretaba algo así como que se iba de vacaciones con frecuencia. Lo malo es que eran tifoideas, término que a mí me sonaba a alcantarilla. Si hubiera habido fiebres saturnales, fiebres arboriformes o fiebres comparadas, me habría apuntado con gusto a cualquiera de ellas. Me tuve que conformar con las que producían las anginas, que no sé ahora si tienen nombre. Pero a ellas les debo todo lo que soy.
Yo también les debo lo que soy, una alucinada, a esas fiebres que me pegan cuanto caigo presa de alguno de mis tantos males, como este mes con la laringitis, por eso —y no sólo por la soledad o por la falta de adaptación en la escuela ni por el hogar en ruinas— sentí tanta afinidad con ese llamado Julio que tenía una hermana nonata que visitaba en el tomo en el que venía todo sobre abortos terapéuticos.

sábado, 25 de diciembre de 2010

La canción del Grinch

Recuerden que lo que se robó el Grinch fue cualquier cosa de baratijas, excepto lo que se supone que para los creyentes debe de ser la Navidad. Si ustedes hacen de las baratijas su Navidad, entonces no hay más qué decir, sigan reflejándose en la esferitas.


Sing along

You're a mean one Mr. Grinch (Just like me)
You really are a heel.
You're as cuddly as a cactus,
And as charming as an eel,
Mr. Grinch!
You're a bad banana,
With a greasy black peel!
You're a monster, Mr. Grinch! (Just like me)
Your heart's an empty hole.
Your brain is full of spiders.
You've got garlic in your soul,
Mr. Grinch!
I wouldn't touch you
With a thirty-nine-and-a-half foot pole!
You're a vile one, Mr. Grinch!
You have termites in your smile.
You have all the tender sweetness
Of a seasick crocodile,
Mr. Grinch!
Given the choice between the two of you,
I'd take the seasick crocodile!
You're a foul one, Mr. Grinch!
You're a nasty, wasty skunk!
Your heart is full of unwashed socks.
Your soul is full of gunk,
Mr. Grinch!
The three words that best describe you
Are as follows, and I quote,
"Stink, stank, stunk!"
You're a rotter, Mr. Grinch!
You're the king of sinful sots!
Your heart's a dead tomato,
Splotched with moldy, purple spots,
Mr. Grinch!
Your soul is an apalling dump-heap,
Overflowing with the most disgraceful
assortment of deplorable rubbish imaginable,
Mangled-up in tangled-up knots!
You nauseate me, Mr. Grinch!
With a nauseous super naus!
You're a crooked jerky jockey,
And you drive a crooked hoss,
Mr. Grinch!
You're a three-decker sauerkraut
and toadstool sandwich,
With arsenic sauce!

martes, 14 de diciembre de 2010

Orgullo aguascalentense



Posada fue tan grande que quizá un día se olvide su nombre.
Está tan integrado al alma popular de México,
que tal vez se vuelva enteramente abstracto;
pero hoy su obra y vida trascienden […]
Diego Rivera


Leopoldo Méndez, Homenaje a José Guadalupe Posada, Linóleo,. 35 x 79cm, 1953. Detrás del artista, aparecen retratados Ricardo Flores Magón y Lázaro Gutiérrez de Lara, según lo imaginado por Méndez, esperando la impresión de un grabado para el periódico Regeneración.
________________________________________________

Si al otro lado del mar pusieron en un nicho a José Guadalupe Posada, yo no debo perder la oportunidad de hacer lo mismo en mi espacio bloguero. Pero, ¿qué se puede decir de él que no se haya dicho? Como toda figura mítica, su imagen se construye con las concepciones de los otros; en realidad, de su biografía son pocos los datos constatables debido al interés tardío que en nuestro ámbito cultural despertó su obra, la cual, también vale decir, muchas veces se nos presenta girando exclusivamente en torno de una Catrina pervertida, manoseada, poco entendida, vendida como reina insensata del día de muertos ante un público urgido de fiesta.

Dos hojas sueltas de Venegas Arroyo:“Remate de Calaveras alegres y sandungueras” y "Don Pepito Contempla a las Presentes Calaveras de Amigos y Parientes", impresiones tipográficas directas publicadas, respectivamente, en 1913 y 1902. Debajo de la hoja de Don Pepito aparecen la primera caracterización de la calavera Catrina editada en La Patria Ilustrada, el 4 de noviembre de 1889 y la cuarta estampa del "Gran panteón amoroso" (ca. 1910).
_________________________________________________

Durante su vida, su trabajo no recibió el debido reconocimiento, fue hasta 10 años después de su muerte cuando los artistas Emilio Amero y Jean Charlot llamaron la atención del público hacia su obra, tratándola de dignificar, a este esfuerzo se sumó el trabajo de recuperación realizado por Frances Toor, escritora y periodista estadounidense abocada al folclore mexicano, quien en 1928 terminó por publicar 608 trabajos de este grabador aguascalentense realizados a partir de 1888 hasta 1912.
En este grabado, publicado en el Jicote (9 de julio de 1871), aparecen figuras de la diputación de Aguascalientes; subiendo un palo encebado apuntalado por Jesús F. López, se encuentran Librado Gallegos, oficial gubernamental y candidato por Rincón de Romos, y Francisco Gochicoa, diputado federal. en la parte superior se halla una cotorra en su arillo que representa a Agustín González, colaborador cercano del gobernador Gómez Portugal. A la izquierda aparece Francisco G. Hornedo, entonces diputado a favor de las causas gomista, prestándole apoyo a Julio Pani que se presentaba como diputado suplente por el oficialismo. A la derecha se le ve haciendo uso de un catalejo a Juan G. Alcázar, diputado secretario.
____________________________________________________

Ahora, todos sabemos que la caricatura política fue su pasión, sus valientes cartones se publicaron en periódicos como El Jicote, editado por José Trinidad Pedroza, opositor de la política de Jesús Gómez Portugal1, o el famoso periódico anarquista iniciado por Daniel Cabrera y más tarde editado por los hermanos Flores Magón, El Ahuizote, pero pocos saben que, además de desarrollar su agudo trabajo con temas políticos, plasmó su creatividad en ilustraciones para cuentos, silabarios, carteles y anuncios comerciales y que hasta hizo estampería religiosa.
Jesús Gómez Portugal, gobernador de Aguascalientes, patea a Benito Juárez, mientras permanece a lado de Sebastián Lerdo de Tejada, candidato a la presidencia en las elecciones de 1871, quien está muy sentadito en una silla, en el extremo izquierdo se encuentra "la Cotorra" González.
________________________________________________

Sea cual sea el tema abordado por Posada, lo cierto es que su técnica depurada logró que su obra fuera una verdadera filigrana conceptual a la altura de los grandes maestros del grabado; hablar de él es hablar de uno de los dotados de este arte, como Dürer, Holbein, Callot, Goya y Daumier. Lo mismo manejo el buril, la gubia o el lápiz litográfico y cualquier tipo de plancha ante él se rendía. Al respecto, Carlos Monsiváis escribió en el catálogo de la exposición Posada y la prensa ilustrada; signos de modernización y resistencia2 lo siguiente:
En la plancha de metal, planchas de madera o en piedras tipográficas, entre cambios técnicos de litografía o grabado de madera o metal, Posada, sin aspiraciones didácticas, se dirige a un público básicamente iletrado, que antes de él existía de modo distinto y cuyas nociones de realidad o irrealidad se afirman en la contemplación de sus grabados.

Podemos observar cómo, cual si fuese canto llano, sorteó las dificultades propias de una y otra técnica e hizo posible la comunicación con un vasto público que poco o nada sabía leer; tan fácilmente se comunicó con ellos a través de la estampa que nunca llegaron a sospechar la dificultad intrínseca de conformar otro lenguaje al empuñar certeramente una herramienta contra una placa; pareciera simple, pero implica una gran concentración y una capacidad de abstracción rigurosa. Cuando de grabar se trata, es fácil tirar por borda horas y horas de trabajo intenso, así que sólo un artista en posesión de la maestría puede ser prolífico; Posada produjo una obra calculada en unas 20 mil estampas originales cuyo tiraje ronda la asombrosa cantidad de 5 millones, todas ellas signadas “G.R. Posada” o “G.R.P”, cabe señalar que la inicial “R” en un tiempo dio mucho en qué pensar, ya que en las tres actas que se tiene de él (bautizo, matrimonio y defunción) no aparece nombre alguno que le de origen.Su creación se puede clasificar en tres etapas. La primera data de 1871, cuando comienza a presentar sus estampas políticas de ideología liberal publicadas a lo largo de 11 números en el ya antes mencionado periódico “El Jicote”, luego de tres años de trabajar como aprendiz en el obraje de Pedroza, quien a su vez cultivara el oficio en la compañía tipográfica de su tío, don José María Chávez. Durante este periodo se formó a lado de personalidades como Vicente Trillo, Jesús López y, por supuesto, los primos de Pedroza, Martín, Sóstenes y Pablo Chávez. Tras ser atacada la empresa editorial de su mentor, aquél y Posada se trasladan a la vecina ciudad de León, Guanajuato, allí establecen una nueva imprenta —en la calle del Indio Núm.14— dedicada exclusivamente al arte comercial cuyo quehacer marca la segunda fase de producción que se extiende hasta 1888.
Á la hora que empezó á desatarse la tempestad, reportaje gráfico atribuido a Posada, el cual fue publicado el 9 de julio de 1888 en  La Patria Ilustrada sobre la inundación de León acaecida el 18 de junio del mismo año. 
________________________________________________________

Ya que desde entonces León se perfilaba como una ciudad industrial, pronto tuvieron en sus puertas a productores que requerían de las artes gráficas para hacer publicidad a sus mercancías, por lo que de esta época se pueden encontrar cuantiosas etiquetas de cigarros, cerillos, vinos o dulces, inspiradas en los trabajos de la compañía litográfica Loreto, así como tableros de juegos de mesa y estampería religiosa, que son obra de nuestro hoy loado personaje.

Francisco Díaz de León se refirió a tales miniaturas como deliciosas viñetas en las que abundan los arabescos y las ornamentaciones vegetales3. La actividad realizada por esos años fue complementada con el ejercicio del magisterio en la Escuela de Artes y Oficios de León en donde impartió el taller de litografía. Para 1873, Pedroza regresa a Aguascalientes y deja el negocio a cargo de Posada y tres años más tarde se lo traspasa; reubicada en la calle de cárcel, la imprenta empieza a producir trabajos más experimentales, pues el estilo de posada ya aflora y para 1888, tras la inundación de León, es tiempo de dar un nuevo paso. A mediados de ese año, se traslada a Ciudad de México para consolidar su obra con más contenido social, la de su tercera etapa, en ella retrata a los grupos que conforman la sociedad de su tiempo; la relación entre los distintos estratos, los conflictos aguzados por la desigualdad social, los vicios, las modas y las conductas sociales.

Sus herramientas son usadas para criticar, sin reprimirse un ápice, a un régimen que tachaba de feudal y esclavista. Asimismo, es el momento de los grandes encuentros que nutren su ideología: se retroalimenta con la obra de Manuel Manilla y en 1890, aproximadamente, conoce al editor Antonio Vanegas Arroyo y al hijo de éste, Blas, así comienza a trabajar con ellos en La Gaceta Callejera y, además, se da su maña para alternar este trabajo con su colaboración en otras publicaciones como La Patria Ilustrada, Revista de México, El Ahuizote o Nuevo Siglo e, incluso, trabajar en la imprenta de Irineo Paz, al cual ya conocía desde antes de llegar a la capital del país, más tarde pudo instalar su propio taller, primero en la calle de Santa Teresa, hoy Licenciado Verdad, después en el número 5 de Santa Inés, actualmente conocida como la calle de Moneda, muy cerca de la Academia de San Carlos. En su sobrio obraje, Posada comenzó a ser una figura esencial para las generaciones venideras, aunque él nunca llegó a enterarse de ello. Diego Rivera decía que en su paso por la academia conoció a don José Guadalupe y contaba que le gustaba asomarse al taller de éste para ver un grabado que reproducía el Juicio final de Miguel Ángel.
Manuel Manilla. Colección de portadillas (4), Zincografías sobre cartoncillo y una estampa

Igualmente, artistas como José Clemente Orozco, Leopoldo Méndez, Francisco Goitia y, por supuesto, Francisco Díaz de León4 vieron en él un ejemplo a seguir y es innegable que su legado incitó la creación del Taller de la Gráfica Popular creado en 1937.

Leopoldo Méndez, Concierto sinfónico de calaveras, xilografía, 1943

En nuestra plástica, José Guadalupe Posada es una figura esencial, Antonio Acevedo Escobedo5 se expresa de él como,
Curiosa mezcla de Goya y Balzac que aprisionó en imágenes sumarias —blanco y negro—, con trazos tan verídicos como el latir de las arterias , el tumulto de la vida mexicana en todas sus manifestaciones populares […]
Y sobre su obra apunta que,
[…] sobre todo este orbe de evidencias y sanciones disimiles, se alza obstinada la presencia de la Muerte, en serio y en broma, con lutos de tragedia o con la sonriente mueca adecuada para subrayar la intención burlesca de cualquiera de esos corridos que solazan el alma del mexicano en plenitud de euforia.
Gran panteón de calaveras, cincografía, 23 x34.5cm, 1900
Es la muerte la que reclama conciencia ante un escenario carnavalesco, y es con este rostro crítico que nuestro grabador se hermana con Hans Baldung Grün, Nikolaus Manuel Deutsch, Albert Dürero o Hans Holbein pero sobre todo con Paolo Vincenzo Bonomini, el Borromini, y James Ensor.
1) José Guadalupe Posada, El nacimiento de Venus (circa 1912); Paolo Vincenzo Bonomini, llamado Borromini, El pintor  (circa 1800); Hans Baldung Grien, La dama y la Muerte (obra firmada con monograma y fechada en 1515); Alberto Durero, Muerte y jinete (1510); Niklaus Manuel Deutsch, Alegoría de la Muerte (circa 1515); Hans Holbein, "La Muerte y el buhonero", de la serie de 41 grabados del tema Imageries Mortis conocida como Danza de la Muerte (1538).

Ensor y Posada fueron contemporáneos, aunque ninguno supo de la existencia del otro, o al menos eso tengo entendido. El primero, nació en Bélgica en 1860, siendo así tan sólo ocho años menor que Posada, la etapa más productiva y con más carácter de ambos, tiene lugar a partir de los últimos años de la década del ochenta del siglo XIX, período en que los dos artistas plasman una crítica del hombre en su entorno social y en su circunstancia política, sin embargo la manera de trabajar de ellos es diametralmente opuesta; el creador belga salta de la pintura al grabado —produciendo aguafuertes y puntas secas, sobre todo—, empieza a grabar en el clímax de su carrera artística metiéndose de lleno en la técnica y echando a perder muchas placas y recuperando otras tantas al encontrar soluciones en el mismo accidente, el aguascalentense, en cambio, realiza toda su obra bajo el sello de lo probado, ni en su época más experimental se dio permiso de exponerse su trabajo ante lo incidental, por lo que resulta curioso que muchos de sus críticos se aferren en distinguirlo como un artista del pueblo dotado de una capacidad innata para el dibujo y gran imaginación, algo de lo que difiero ampliamente, ya que, para lograr lo que logró con sus grabados, hace falta poseer un rigor académico absoluto; lo que nosotros vemos impreso en sus estampas deja velado, al menos para todo aquel que no está relacionado con la técnica, el proceso creativo. Un diestro y fantasiosos dibujante no hace por sí a un buen grabador; o una de dos, para ser un buen grabador se necesita ser osado, para de antemano prever el accidente, como Ensor, o ser un artista forjado con el dominio técnico, como el caso de Posada. La llamada obra popular salida de un espíritu ocurrente, esconde, entonces, un sólido conocimiento formal.



La personalidad modesta y reservada de Posada contribuyó a arraigar los falsos conceptos que se tienen de su obra, sin ninguna autorreferencia del ejercicio implícito en su quehacer, éste, al igual que él, ha pasado a la historia transfigurado. Lo que solemos admirar en Posada, en su obra, en su Muerte Catrina, es el efecto despojado de su origen.

___________________________

1 Político y comandante militar aguascalentense que desde esta entidad apoyó a Benito Juárez a través de las fuerzas del Partido Liberal Sincero. Posteriormente, fue electo como el noveno gobernador del estado, gracias al favor de una elite supuestamente liberal que sustentaba al denominado Club de la Reforma, pero que en realidad integraba a algunos personajes que otrora fueran partidarios del Imperio. En 1867, para cumplir con tan sólo una de sus promesas electorales, fundó la Escuela de Agricultura, primera institución de educación superior de Aguascalientes.
2 Museo Nacional de Arte, Posada y la prensa ilustrada… México, 1996,
3 José Rogelio Álvarez, Enciclopedia de México, Volumen 10, México, SEP, 1978, p.411
4 Artista aguascalentense, hijo de un renombrado tipógrafo avecindado en el barrio de Triana. Fue alumno de Saturnino Herrán y más tarde, cuando se fue a residir a Ciudad de México, impartió clases de grabado en San Carlos y fundó la Escuela de Pintura al Aire Libre de Tlalpan. También se destacó como editor, función que desarrolló en el Instituto Nacional de Bellas Artes.
5 Periodista y escritor nacido en 1909 en Aguascalientes, Colaboró en los periódicos El Nacional, Excélsior y el Universal Ilustrado. Es digno de rememorar que Acevedo vivió inmerso en los rotativos desde su niñez, ya que a la edad de diez años empezó a trabajar en una imprenta como aprendiz de cajista.

domingo, 12 de diciembre de 2010

La muerte mexicana se instaló en Barcelona


Tesa Medina me ha regalado imágenes del altar que el mes pasado, aprovechando la festividad de los muertos, la asociación cultural México-catalana (MEXCAT) dispuso en el “Centre Cívic Cotxeres” para conmemorar los cien años de nuestra Revolución, así como para rendir un tributo a aquel ilustre grabador oriundo de la tierra que me acoge, quien, parafraseando a Diego Rivera, fue […] Precursor de Flores Magón, Zapata y Santanón, guerrillero de hojas volantes y heroicos periódicos de oposición. Ilustrador de los cuentos y las historias, las canciones y las plegarias de la gente pobre. Combatiente tenaz, burlón y feroz; bueno como el pan y amigo de divertirse, cuyo reducto fue un humilde taller instalado en una puerta cochera […]1



Y como ya estamos terminando este año de celebraciones nacionales, no me puedo ir sin comentarles de la entrada que la mencionada asociación editó en su blog: “La revolución mexicana a Barcelona, 24 de noviembre de 2010”, en la que se pueden leer algunas de las primeras noticias que se recibieron por allá sobre este movimiento armado que marcó nuestra historia. Ah, también les recomiendo la nota de este día: "Festividad de la Virgen de Guadalupe en la Mercè".

1 Diego Rivera y Xavier Moyssén Echeverría, Textos de arte (texto original contenido en vol. 51 de Estudios y fuentes del arte de México), México, UNAM, 1986, p.144

martes, 7 de diciembre de 2010

De ideas andantes y molinos de viento

Hace ya un mes, Markus me comentaba que iba a tener un fin de semana movido; sí, movido por las ganas de ver a su alrededor y decir: esto le afecta a un pueblo y a mí no me gusta nada. Como él, muchos se unieron para evitar que 11 grandes camiones cisterna de la compañía Castor, encargada de transportar basura nuclear altamente radioactiva, se desplazaran desde la planta de reprocesamiento de La Hague, Francia, hasta el depósito de Gorleben en el noreste del estado de Baja Sajonia, muy cerca del río Elba. El disgusto de los manifestantes no fue sólo por el acarreo que se viene realizando de este material desde 1995, sino que también fue causado por la decisión gubernamental de prolongar hasta por 14 años la vida de las centrales nucleares, así como por la posibilidad de convertir en un permanente cementerio nuclear el depósito del pequeño municipio de Gartow que hasta hoy funciona como temporal. El material de alta peligrosidad finalmente llegó a su destino, después de un retraso de 24 horas provocado por la movilización pacifista de unas 3 000 personas adheridas a la política antinuclear, quienes se colocaron a lo largo de un trayecto de 20 kilómetros, desde Dannenberg hasta Gorleben, para dificultar la condenable empresa.


Esta vez, las ideas andantes perdieron una batalla más contra los gigantes que instigan vientos desfavorables, pero la guerra no está perdida, numerosos artículos se publicaron en diarios alrededor del mundo, cuestionando la decisiones del actual gobierno alemán, por lo que el problema se tornará en asunto crucial para el parlamento al finalizar un año en el que se celebró las dos décadas de la reunificación de los pueblos germanos con el compromiso moral de escuchar a todas sus voces.
Por aquí, lancé una convocatoria para manifestarnos contra algo que suponía nos interesaba a todos, pero tristemente no tuve quórum, sin embargo, aunque mi idea andante no cabalgó mucho, y ante la primera piedra, me tropecé y me quebré la cabeza, hoy estoy consciente de que debo hacer más campaña sobre el asunto de 350.org, por lo que les invito a que vean los videos que he puesto en la banda izquierda del blog y, por favor, no me tomen a mal si les hago el reclamo de que me siento infeliz de que no hayan hecho caso a mi propuesta, más porque muchos se pintan solitos hasta para ir a festejar un empate de la selección nacional de futbol; estas palabritas tenían que salir de mí, porque es lo que siento y nunca me puedo quedar calladita aunque me vea menos feita, así soy yo de jodona y monotemática, ¡qué le voy a hacer!
Ah, agradezco a mi Sancho, mejor conocido en la vida real como el Silver, por no pensar dos veces y tomar la lanza para luchar contra el mal con una actitud tan digna de caballero.

domingo, 21 de noviembre de 2010

Flash mob en Aguascalientes

Si ya leíste las dos entradas anteriores, sabrás del proyecto Earth Art que llevará a cabo 350 org., a lo largo de esta semana. Si bien son sólo 15 localidades pertenecientes a 11 países en las que se captarán las imágenes satelitales de los eventos encausados a hacer presión para que los gobiernos del mundo asuman el compromiso de adoptar medidas justas para paliar los efectos del calentamiento global en la próxima Conferencia de las Partes sobre Cambio Climático de las Naciones Unidas (COP-16), nosotros, viviendo en comunidades distintas a éstas no quedamos fuera de acción en esta iniciativa.
Todavía tenemos tiempo de colaborar para redirigir las pobres políticas que hasta ahora están dispuestas a tomar las delegaciones de los 196 países reunidos.
A través del arte, 350 org nos hace un llamado para que hagamos la petición de medidas que favorezcan a todos los países y centren su atención en las poblaciones más necesitadas, pues son estas las primeras en recibir el impacto de los desastres causados por el fenómeno del cambio climático. 
Por lo pronto, yo propongo a la gente de Aguascalientes y estados aledaños que nos congreguemos en la Plaza Patria el próximo domingo 28, un día antes de iniciar las jornadas de la cumbre, para efectuar una de las acciones propuestas por 350 org.; una flash mob, es decir, una manifestación de un grupo de personas coordinadas que se reúnen de forma fugaz en espacios públicos. Hay muchos tipos de flash mobs, algunas personas deciden aparecer en un sitio y quedarse quietos, como congelados en el tiempo durante 350 segundos, otras aparecen vestidas como buzos para hablar del aumento del nivel del mar, etc. Este tipo de manifestación siempre cuenta con el factor sorpresa. Yo les incito a que deambulemos por la plaza de las 10 a las 13:50, llevando en el pecho y espaldas  collages, pinturas, fotografías o poemas que expresen nuestra adhesión al movimiento, ¿Qué les parece? Espero contar con ustedes. También me urge tener el apoyo de personas dispuestas a registrar nuestra flash mob mediante video y fotografía, por favor contáctenme, espero su respuesta.
Pueden hacérmelo saber por medio de la casilla de comentarios o enviandome un correo electrónico ¿vale?

Ciudad de México 350 EARTH ART



¿Dónde? DF, México. La explanada de la Delegación Venustiano Carranza, Fco. del Paso y Troncoso No. 219, Col. Jardin Balbuena, CP 15900. Metros cercanos: Mixihuca y Fray Servando.
¿Cuándo? lunes, 22 de noviembre, 2010, 09:15 AM

Miles de alumnos, bailarines, tamboristas, y ciudadanos se reunirán el lunes 22 de Noviembre a las 9:15 para enviar un mensaje importante a los líderes del mundo que estarán reuniéndose pocos días después en Cancún para la COP16. Formarán una imagen con sus cuerpos y materiales reciclados para una foto que será tomada vía satelital, desde el espacio. Este evento será uno de los 15 que habrá esa semana al rededor del orbe y que formará la primera instalación de arte que se podrá ver desde el espacio.

English version
In the Venustiano Carranza plaza in Mexico City, thousands of schoolkids will come together on Monday, November 22nd to send a powerful message to global leaders assembling a few days later in Cancun for COP16, that the time for a major shift is now. Playing off of the Mayan prophecy that in 2012 the world is destined to undergo a major transformation and begin a new era, participants will form an image inspiring world leaders to be ambitious and respond boldly to the urgency of climate change impacts, and begin the shift to a zero carbon future that our planet needs to survive.

Facebook: http://www.facebook.com/event.php?eid=161402940566642

Descargar el poster para el evento aquí: http://earth.350.org /wp-content/uploads/2010/10/poster-foto-satelitelogos.jpg

Por favor llena el formulario de abajo para registrarte y asistir a este proyecto como participante o voluntario en el México, DF. Estarémos en contacto contigo pronto, o si quieres comunicarte con el equipo organizador, puedes escribir a coordinacion[arroba]350.org

Del 20 al 28 de este mes de noviembre, 350 EARTH lanzará el primer proyecto artístico del mundo dedicado a la reflexión sobre el clima global.



La batalla se está volviendo más cruenta, las posibilidades se debilitan, así que es hora de utilizar una de nuestras mejores armas en la lucha contra el cambio climático: el arte.

Las negociaciones sobre el clima de las Naciones Unidas que tendrán lugar este mes en Cancún sólo prometen una nueva decepción; los políticos de todos los países ya están haciendo decrecer las expectativas y arrepintiéndose de sus compromisos. A pesar de ello, en los días previos a esta conferencia, el mundo verá un nuevo tipo de espectáculo: la primera muestra artística grupal a nivel planetario. Una obra de arte tan grande que necesitarás verla desde el espacio exterior para poder apreciarla. No exageramos.

Lo estamos llamando 350 EARTH y necesitamos que nos ayudes para que salga bien. No creemos que esto vaya a solucionar el problema. No es ésta nuestra principal estrategia, pero ahora mismo necesitamos un modo de recordarle al mundo entero lo que está en juego, para que no se olviden completamente del cambio climático. Normalmente nuestro objetivo es la mente, la razón de las personas. Esta vez apuntamos al corazón.

En más de 10 lugares de todo el mundo, reconocidos artistas han trazado sencillos diseños que transmiten las soluciones climáticas que necesitamos y las consecuencias de esta crisis. Vamos a reunir a muchísimas personas (miles y miles) para hacer realidad estos diseños en desiertos o campos abiertos, cualquier sitio que tenga un buen fondo para la imagen. Todas las personas que participen utilizarán su cuerpo para dar forma a enormes obras de arte. La empresa de imágenes aéreas DigitalGlobe, va a donar cientos de miles de dólares en tiempo con sus satélites, que estarán observando las obras de arte desde más de 23.000 metros por encima del Ecuador.

Estos satélites se encargarán de fotografiar algunas escenas para el recuerdo: una “inundación vista y no vista” en el Cañón de Santa Fé, una casa amenazada por el aumento del nivel del agua en la República Dominicana (una zona siempre amenazada por los huracanes) y el carácter chino que significa “agua” en un gran parque de Pekín. En Sudáfrica y Egipto, se incorporarán paneles solares a los diseños, en Islandia e India, aparecerán imágenes de osos polares y elefantes, ambos amenazados por el aumento de temperatura. Comprueba si hay alguno de los 15 eventos de 15 EARTH cerca de donde vives: earth.350.org.

Y si no tienes ninguno cerca, ¿qué puedes hacer? Miles de personas se reunirán a finales de noviembre para crear su propia obra de arte por el clima: Murales, arte reciclado, plantillas y muchas cosas más que servirán de inspiración para que las comunidades actúen. Saca algunas ideas de aquí [link] y asegúrate de enviarnos fotos.

Puede que te estés preguntando: ¿y bueno, ahora qué?  ¿Lo que nos hace falta realmente no son turbinas eólicas y soluciones del estilo? Y la respuesta es,  por supuesto. Pero no las conseguiremos, no lo suficiente como para marcar la diferencia, hasta que no seamos todos conscientes del peligro que tenemos frente a nosotros. Y el arte, a veces incluso más que la ciencia, consigue a menudo que la gente tome consciencia de muchas cosas.

Aunque no podemos dejar de lado la ciencia. Muchos de estos diseños tendrán el número 350 en una esquina a modo de recordatorio de la colaboración necesaria entre las artes y la ciencia. Este es el número que uno de los principales científicos de la NASA estableció hace tres años como el número más importante sobre la Tierra. Según él, si sobrepasamos este número, no podremos contar con tener un planeta "similar al que la civilización tuvo para desarrollarse y al que está adaptado la vida en la Tierra". Ya hemos superado 350, la atmósfera se aproxima a las 390 ppm, lo cual explica que Rusia haya sufrido terribles incendios y que Pakistán se haya inundado. Por este motivo, nos pasaremos las próximas semanas hacienda obras de arte.

No sólo vamos a solucionar esta crisis con imágenes, pero puede que ayudemos a ejercer presión para que los políticos y empresarios actúen. Se está creando un movimiento en todo el mundo, y no puede apelar sólo a la razón.

Seguimos en contacto,

Bill McKibben en nombre del equipo de 350.org

P.S. Nos estamos centrando en 350 EARTH y las negociaciones de Cancún durante unas semanas, pero estamos preparando una campaña mucho más importante para los meses y años que están por venir. Como siempre, necesitaremos la ayuda y opiniones de gente de todo el mundo para hacerlo posible, así que te contaremos cómo puedes contribuir. Síguenos la pista.


Haz click aquí para registrarte http://www.350.org/es/sign-up.
Únete a este movimiento en Facebook.

viernes, 19 de noviembre de 2010

El pez que se le escapó a Le Clezió


Es difícil dejar a un lado un libro cuyo título, El pez dorado, funciona como carnada para nuestra imaginación, más porque unos instantes después de tomarlo entre las manos leemos en la solapa que lo relatado es la historia de una pequeña marroquí que es raptada de su aldea y posteriormente comprada por una anciana protectora, quien no vive lo suficiente como para procurarle un mejor destino. En ese punto de la sinopsis, uno entiende que Laila es el pez dorado, nadadora lenta y torpe que en un ambiente rocoso, seguramente, saldrá herida. Pero, como lo que no mata, fortalece, estás líneas de presentación que, si bien hechas, no deben revelar lo sustancial al lector, crean la expectativa de que la chiquilla una vez en río abierto comenzará a hacerse de habilidades que le permitan llegar al entorno de donde fue extirpada, crecida como una carpa.
Dejando los paratextos y entrando de lleno en el texto, el íncipit promete mucho: Cuando tenía seis o siete años, me raptaron. La voz narrativa se deja escuchar en primera persona y es contundente en el sentido que nos propone una ficción que simula una autobiografía, esto, unido a lo ya captado en los lugares privilegiados de la periferia de la novela, que esboza ya cualquier número de peripecias, hace pensar que El pez dorado tiene todo para ser una obra del género de la picaresca. Y ustedes pueden pensar, ¿qué tendría que ver con el célebre Lazarillo de Tormes o el Periquillo sarniento?, pues mucho; alguien aparece en una condición desafortunada, va enfrentando incidentes y topándose con personas de diversos orígenes y en ese recorrido aprende a ser vividor y busca escalar socialmente, sin embargo, Jean-Marie Gustave Le Clezió me defrauda, construye unos cuantos guiños de picaresca que, de entrada, ya ha justificado en la primera ronda callejera de Laila:
Esperé durante mucho tiempo en la galería, observando el ir y venir de los vendedores por el patio. […]Me avergonzaba un poco de mí misma, porque Lalla Asma siempre me había dicho que no había nada peor que robar a otra persona, no tanto por lo que pudieras quitarle, sino por el engaño que suponía. […] Pero yo tenía mucha hambre y las hermosas lecciones de Lalla Asma ya quedaban muy lejos.
Pero, finalmente, no acierta a irse de lleno por ese camino y, para colmo, inyecta a su escritura fuertes dosis de sensiblería toda vez que pone a una vagabunda de cartón frente a incidentes en los que la vulnerabilidad de su sexo y una ingenuidad que se perpetúa no sé cómo terminan por crear situaciones dignas de un culebrón prime time. Me cuesta trabajo creer que alguien de quien se dice que inició su carrera experimentando con el noveau roman no pueda seguir muy de cerca los pasos de un escritor que apenas iniciada la segunda década del siglo XVIII nos regala un personaje femenino picaresco moderado en edulcorante, me refiero a Daniel Defoe con su Fortunas e infortunios de la famosa Moll Flanders. Yo esperaba ver a una granuja sorteando tempestad tras tempestad haciendo gala de ingenio, mas el autor no se da cuenta de lo que puede desarrollar, tiene nociones pero luego las traiciona a cambio de un maquillaje de exotismo y sensualidad que termina en una retahíla de clichés.
Hubiese sido interesante que Le Clezió experimentara tomando topois presentes en las formas narrativas tradicionales, pero integrándolos y transformándolos con el discurso de la literatura poscolonial, en vez de sólo sacar a la luz esa reflexión de una manera tan superficial y tan poco verosímil, como cuando nos presenta a Laila supuestamente absorbiendo la compleja obra de Franz Fanon (Damnés de la terre), mientras olvida tomar las riendas de su vida, cuando, precisamente, es la acción a lo que incita los escritos del citado pensador; esto es, la rebelión ante una violencia —producida por la dominación— que ninguna ternura —mucho menos la “sensualidad” à la mode— puede borrar.

sábado, 6 de noviembre de 2010

Erijo un altar con las reminiscencias de los que ya se retiraron



Todo mexicano sabe que desde el penúltimo día de octubre los difuntos regresan a este mundo y que, para estar bien preparados, se debe realizar el ritual del Tlanamiquilistli (del rencuentro) de la siguiente manera: el día treinta vale poner un altar austero justo a la puerta de la casa, con una cruz, una sola vela amarilla, vasos de agua y quizá un guiso de patzcalli (frijol y ajonjolí) para facilitar el tránsito del ánima sola, aunque en algunos hogares más piadosos, en el espacio derecho de un altar, la solitaria almita compartirá la ofrenda con otras; la del purgatorio (junto a ella, en el centro) y la olvidadas (a su izquierda). La noche del 31, otro altar deberá ser preparado para que al medio día de la jornada siguiente los conetzitzih (muertos chiquitos, infantes) vengan a compartir dulces viandas con nosotros, a las seis de la tarde partirán, en ese momento se colocará en el altar la ropa de los muertos recientes y se tendrá que disponer de otros alimentos más condimentados, además de licores para los huehueyih (muertos grandes) que volverán a vernos el día 2, aunque tan sólo por unas horas, pues llegado el atardecer nos dejarán.


Debo decir que esta celebración es mi favorita, ya que paso a formar parte de una colectividad que ilusiona convivir un día con sus fieles difuntos. Si bien este encuentro es sólo un ensueño provocado por aromas y colores, la atmósfera creada abre una puerta en la que todos, sin parecer locos, hablamos y hacemos ciertas confidencias a nuestros fieles difuntos, y hasta les preguntamos lo que nos faltó preguntar en ese momento en el que cerraron sus ojos con un gesto definitivo.

Foto de mi buena amiga Tesa Medina

Así pues, complemento la entrada anterior, y además de las imágenes alusivas, ahora hago un recuento de los elementos esenciales que conforman cualquier altar que se precie de serlo. Estos son:

El copalli, un elemento fundamental en los ritos mesoamericanos; extraído del copalquahuitle (árbol que lleva goma), en el México prehispánico se usaba sahumar los altares con un tipo especial llamado cahuite, extraído del pino ayacahuitle, cuyo color era negro, disponiéndolo en un popochcaxtli (brasero). Los mexicas lo conseguían en el comercio con otros pueblos, triturado y envuelto en totomoxlte (hoja seca de maíz). El incienso, aun cuando en la actualidad se usa en estas ocasiones junto con el copal, originalmente no se usaba ya que es originario de oriente.


El pan de muerto, el cual tal vez tiene su origen en el culto funerario prehispánico. Como se creía que el difunto emprendería un largo camino hacia una morada final, se sabe que se le enterraba con un bollo que comería durante su tránsito. Elaborado con semillas de amaranto (de alegría) tostadas y molidas y mezcladas con sangre obtenida de los sacrificios, este pan también servía como ofrenda para Huehuetéotl, el dios anciano, divinidad solar. A la llegada de los españoles, los misioneros enseñaron a los indígenas a elaborar un pan de trigo en forma de corazón bañado de azúcar teñida de rojo que suplía la sangre. Sin embargo, los nativos preferían seguir preparando los panes de amaranto y de yotlaxcalli, pan de maíz seco y tostado, llamado de ázimo por los españoles (pan sin levadura) a la hora de realizar sus ofrendas. Los panecillos podían ser de muchas formas y se les conocía como xonicuilles, estos principalmente eran preparados para agasajar a la diosa Cihuapipiltin, relacionada con las mujeres que morían de parto, para asegurar que no transmitieran enfermedades a los bebés. A muchos otros dioses se les daba pan para halagarlos, a Huitzilopochtli, por ejemplo, se le preparaba el Tzoalli, panecillo de amaranto con miel de maguey o de avispa. Cuando los nativos mexicanos comenzaron a conmemorar sincréticamente a sus difuntos, los Papalotlaxcalli (panes de mariposa) y los Huitlatamallis (algo así como los “prototamales”) llenaron los platos en los altares. Todavía hoy, en Mixquic y en Xochimilco, son comunes las despeinadas, rosquitas de pan de centeno, azúcar y ajonjolí adornadas con pastitas en forma de cruces y mariposas, ya que una creencia muy arraigada en los pueblos indígenas es que las niños al morir se vuelven hermosas anélidas. Pero el pan más popular es el pan de muerto, de forma redonda como hojaldra, adornado con huesitos hechos con el mismo tipo de masa con la que se prepara el pan y espolvoreado con azúcar que, en algunos lados, se le pone colorante vegetal preferentemente rojo.


Los dulces de alfeñique, también de origen sincrético, se comenzaron a elaborar cuando las monjas introdujeron en su repostería los xonicuilles y los yotlaxcallis, pero en vez de usar como materia prima el amaranto, utilizaron el azúcar a punto de listón con la que elaboraban un dulce que en España era llamado alfeñique*, ya que su dúctil consistencia se prestaba para crear las más diversas formas creadas por la imaginación de la gente del pueblo, tales como animalitos, frutas, ángeles, ataúdes, cruces y, por supuesto, las famosas calaveritas que llevan en la frente el nombre de la persona a la que se le obsequia este dulce recordatorio de nuestro destino.


El papel picado, relacionado con figuras mágicas que se hacían para representar a Ehécatl, dios del viento. Aunque hasta nuestros días en regiones de Puebla y Oaxaca todavía se sigue elaborando de la manera tradicional, esto es, con papel de amate, es más frecuente encontrarlo hecho con papel de china. Si bien, puede ser usado para adornar cualquier festividad, su propósito prístino es atraer las almas por medio del viento. En el día de muertos los colores idóneos del papel son el negro, el morado y el naranja.


Las flores de cempasúchil son el símbolo de esta festividad, pues muchas tribus prehispánicas pensaban que su intenso tinte naranja era un trasunto del color de la tierra de los muertos. Sin lugar a dudas, son necesarios varios macizos de ellas para la celebración del Tlanamiquilistli.


*voz que deriva del árabe hispano fa[y]níd, y esta del ár. clás. fānīd, a la que se le antepone el artículo al, dicho vocablo a su vez proviene del persa pānid, y este del sánscrito phaṇita

domingo, 31 de octubre de 2010

viernes, 29 de octubre de 2010

Marcus, ich hoffe, Sie genießen diese himmlische Musik



El pasado miércoles 27, como parte del programa del FIC, se presentó en el teatro Juárez el magnífico Philippe Jaroussky —ya en otra ocasión había aparecido en mi cesta con su Opio—, acompañando a L’Arpeggiata, ensamble francés especializado en música barroca que dirige Christina Pluhar y que además cuenta con los virtuosos músicos Eero Palviainen, Marcello Vitale, Veronika Skuplik y Doron Sherwin.

En 2009 Jaroussky y L’ Arpeggiata lanzaron Teatro d’ Amore, un CD con temas de Claudio Monteverdi, quien, según el angelical contratenor, es el compositor más importante del siglo XVII. Los afortunados que estuvieron presentes en el escenario guanajuatense pudieron escuchar de esta producción Damigella, tutta bella y Si dolce è’l tormento; la lírica de ésta última sonará en mi cabeza por siempre evocando la voz de Jaroussky.
Si dolce è’l tormento
Ch’in seno mi sta,
Ch’io vivo contento
Per cruda beltà.
Nel ciel di bellezza
S’accreschi fierezza
Et manchi pietà:
Che sempre qual scoglio
All’onda d’orgoglio
Mia fede sarà

La speme fallace
Rivolgam’ il piè.
Diletto ne pace
Non scendano a me.
E l’empia ch’adoro
Mi nieghi ristoro
Di buona mercè:
Tra doglia infinita,
Tra speme tradita
Vivrà la mia fè.

Se fiamma d’amore
Già mai non sentì
Quel riggido core
Ch’il cor mi rapì,
Se nega pietate
La cruda beltate
Che l’alma invaghì:
Ben fia che dolente,
Pentita e languente
Sospirimi un dì.

domingo, 24 de octubre de 2010

Adiós Alí; yo me silencio para dejar que erijas tu voz en mis sentidos




Quiero que a la hora de la hora, cuando me vaya con la música a otra parte, me recuerden como un hombre venido de un pueblecito pequeño que se llama Acaponeta, de un estado pequeño que se llama Nayarit, buscando un sitio propio.

(Alí Chumacero; Nayarit 9 de julio de 1918 - Ciudad de México, 22 de octubre de 2010)

Anestesia Final 

La muerte bajo el agua
y la noche navega lentamente.
Herida va mi sangre,
más ligera que el sueño
y el despertar sediento del inicial recuerdo.
Una mortal navegación a oscuras,
marítimo dolor, cristal amargo;
un estar descendiendo
sin encontrarse asido,
como un río que fuera de los pies a las manos
junto al sopor nocturno;
un tornar las cortinas de la sangre,
la boca atropellada de silencios,
como si labios húmedos
cayeran en mi huella
deletreando ausencia entre las manos.

¿Quién asciende hasta el último suspiro?
¿Quién bebe la cicuta del agua entre la muerte?
¿Quién destroza el silencio?
¿Quién en silencio vive?
Dejo flotar mi piel
a través del cristal en que me ahogo
como espejo en la noche,
más delgada mi sangre y mis nervios al aire:
esfuerzo que me hunde en lo destruido,
voraz calor que me devora.

El sonido, ah cómo sabe a río,
urdido como estrellas apenas presentidas,
resbala por la piel de mis espaldas
cuando descubro, trunco,
el tallo derrotado en que me creo;
su beso es el comienzo de la muerte,
el negro navegar
y la escala sin brazos.

Me hundo en un océano de yodo;
sabor de invierno lecho en selva de mi carne,
cazadora nocturna,
que herida ya en su forma
descúbrese en dolor adormecida.

Así me voy perdiendo cercado en mis contornos,
cercano a mi silencio
cuando navego en aguas de la muerte.

Páramo de sueños, México, FCE, p.26
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...