Datos personales

Mi foto
Aguascalientes, Aguascalientes, Mexico
roja como los sueños de los negros mirlos.

Reconstruyendo

Photobucket

Algo me salió mal con Picasa y perdí todas las fotografías del blog. Ahora estoy recuperándolas, así que ténganme paciencia.

Xoxo

Entradas populares en los últimos 30 días

viernes, 26 de febrero de 2010

James Joyce a Nora Barnacle

 John Jones, James Joyce making Molly out of Nora, óleo sobre tela, 101.7 x 76.3 cm

 
Cuando tenía alrededor de unos 17 años, leí este epistolario en la biblioteca, me gustó mucho el sarcasmo que a veces destilaba Joyce para combatir los desplantes de su "pequeña Nora iracunda" (actitudes que espero sean algo común en todas las mujeres, y no sólo en las caprichosas, como Nora y yo). Las cartas del autor del Ulises son muy cortas, aunque es comprensible si consideramos que ya tendría mucho que escribir para antes de 1922 y necesitaría muchísima energía para ello, por lo que escribir largas misivas a su amada podría haberle desviado de su empresa ¿no?  De cualquier manera, les dejo dos cartas, la segunda es una de las más extensas, al leerlas se darán cuenta que son meros ejercicios de barra para realizar su faena escriptural; el joven Joyce acarreaba agua a su pozo.
[circa julio de 1904]
60 Shelbourne Road, Dublín

Mi iracunda Nora, te dije que te escribiría. Ahora me escribes y me preguntas qué demonios me pasaba la otra noche. Estoy seguro de que algo anduvo mal. Me mirabas como si estuvieras triste por algo que no había ocurrido, y que habría podido gustarte mucho. Desde
entonces he tratado de consolarme, pero no lo consigo. ¿Dónde estarás el sábado, el domingo, el lunes por la noche, para que no pueda verte?
Ahora, querida, adiós. Beso el milagroso hoyuelo de tu cuello. Tu Hermano Cristiano en la lujuria.
La próxima vez, cuando vengas, deja tu enojo en casa... y también
el corsé.


J.A.J.
[circa 1° de septiembre de 1904]7 S. Peter's Terrace, Cabra, Dublín

Mi amor, esta mañana estoy de tan buen humor que insisto en escribirte lo mismo, te guste o no. No tengo nada nuevo que contarte excepto que anoche le hablé a mi hermana de ti. Fue muy divertido.
Dentro de media hora voy a ver a Palmieri, que quiere verme para que estudie música, y pasaré frente a tu ventana. Me gustaría que estuvieras allí. También me gustaría si estás allí poder verte. Probablemente no.
¡Qué mañana tan hermosa! Me alegra decir que esa calavera no me molestó anoche. ¡Cuánto odio a Dios y a la muerte! ¡Cuánto amo a Nora! Con lo piadosa que eres, seguro que te impresionaran estas palabras.
Esta mañana me levanté temprano para terminar un relato que estaba escribiendo. Cuando había escrito una página decidí, en cambio, escribirte a ti. Además, pensé que no te gusta el lunes y que una carta mía te animaría el espíritu. Cuando soy feliz tengo un loco deseo de
contárselo a todas las personas que encuentro, pero lo sería muchísimo más si me dieras uno de esos sonoros besos que te gusta darme. Me recuerdan el canto de los canarios.
Espero que esta mañana no tengas ese horrible dolor. Ve a ver al viejo Sigerson para que te recete algo. Lamentarías oír que mi tía abuela se está muriendo de estupidez. Recuerda que en estos momentos tengo trece cartas tuyas.
Asegúrate de dar ese peto de dragón a Miss Murphy, y creo que también podrías regalarle un uniforme completo de dragón. ¿Por qué llevas estas malditas cosas? ¿Has visto alguna vez a los hombres que van en los coches de Guinnes, con enormes abrigos con frisos? ¿Intentas parecerte a uno de ellos?
Eres tan obstinada que es inútil que te hable. Debo contarte de mi sobrino Stannie. Está sentado semivestido en la mesa, leyendo un libro y diciéndose a sí mismo en voz baja, "Maldito tipo", el autor del libro,"En nombre del diablo, quién dijo que este libro era bueno", "¡El loco estúpido de pelo rizado!", "Creo que los ingleses son la raza más estúpida de esta tierra de Dios", "Maldito inglés", etc., etc.
Adieu, mi querida Nora ingenua, sensible, de voz profunda, soñolienta,impaciente. Cien mil besos.
A los interesados les digo que pueden encontrar un ejemplar electrónico de las cartas a Nora Barnacle en El aleph

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Deja que caigan más cerezas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...