Datos personales

Mi foto
Aguascalientes, Aguascalientes, Mexico
roja como los sueños de los negros mirlos.

Reconstruyendo

Photobucket

Algo me salió mal con Picasa y perdí todas las fotografías del blog. Ahora estoy recuperándolas, así que ténganme paciencia.

Xoxo

Entradas populares en los últimos 30 días

jueves, 4 de marzo de 2010

El ojo de Georges Bataille

A muchos el universo les parece honrado; las gentes honestas tienen los ojos castrados. Por eso temen la obscenidad. No sienten ninguna angustia cuando oyen el grito del gallo ni cuando se pasean bajo un cielo estrellado. Cuando se entregan 'a los placeres de la carne', lo hacen a condición de que sean insípidos.


Historia del ojo, p.72.


OJO
Golosina caníbal: Es bien sabido que el hombre civilizado se caracteriza por una hipersensibilidad al horror, a veces poco explicable. El temor a los insectos es, sin lugar a dudas, una de las más singulares y extendidas; además, es sorprendente encontrar, entre ellas, al ojo. No parece haber mejor palabra para calificar al ojo que la seducción; nada es más atractivo en el cuerpo de los animales y de los hombres. La extrema seducción colinda, probablemente, con el horror.

En este aspecto, el ojo podría vincularse con lo cortante, cuyo aspecto provoca también reacciones agudas y contradictorias: es lo que debieron haber experimentado, con terror y oscuramente, los autores de El perro andaluz cuando decidieron, durante las primeras imágenes de la película, los amores sangrientos de dos seres [...].
Deseo curioso entre los blancos, quienes apartan los ojos de los bueyes, corderos y puercos cuya carne comen con placer. El ojo, golosina caníbal, según la exquisita expresión de Stevenson, es objeto de tanta inquietud entre nosotros que nunca lo morderemos. El ojo ocupa un lugar extremadamente importante en el horror, pues entre otras cosas es el ojo de la conciencia.


Cita de "Golosina caníbal", publicado como el segundo de tres artículos que constituyen la entrada de Ojo en el "Diccionario crítico" de la revista Documents, 1929. Los otros dos son: "Imagen del ojo" ( "Image de l'oeil " ) de Robert Desnos y "Mal del ojo" ( "Mauvais Oeil" ) de Marcel Griaule.


Ambos extractos han sido tomados del volumen de ediciones Coyoacán de Historia del ojo, cuya traducción se la debemos a Margo Glantz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Deja que caigan más cerezas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...