Datos personales

Mi foto
Aguascalientes, Aguascalientes, Mexico
roja como los sueños de los negros mirlos.

Reconstruyendo

Photobucket

Algo me salió mal con Picasa y perdí todas las fotografías del blog. Ahora estoy recuperándolas, así que ténganme paciencia.

Xoxo

Entradas populares en los últimos 30 días

viernes, 26 de marzo de 2010

ojo; el ovillo de la locura

Siempre he pensado que los ojos son ovillos de pasiones, hace unos días leí el adelanto que club cultura nos regala del libro que Werner Herzog escribió simulando un diario de su genial película de Fitzcarraldo, Conquista de lo inútil, y me topé con la constatación de mi idea :

Iquitos, 19 | 7 | 80
En Belén, lugar que me atrae una y otra vez sin razón, una mujer vendía sopa que servía de un gran caparazón de tortuga. Un viejo chino, sentado en un portal allí cerca, movía la mano enérgicamente, como si tirara de un hilo que saliera del interior de su ojo. Estaba loco, por lo tanto muy alejado de las costumbres humanas, y tan absorto en aquella exclusividad extrema que no sólo atrajo mi atención, sino la de todos los que tomaban la sopa de la mujer. Como forzados a ello, todos lo mirábamos con disimulo, avergonzados de que alguien pudiera sorprendernos mientras lo observábamos. Nunca he visto nada que se acerque a la intensidad con la que se sacaba aquel hilo imaginario del ojo, y cuando luego he pasado delante de él con la moto, ha levantado los ojos lentamente y me ha mirado de modo tan penetrante y con la cara tan llena de locura que he sentido miedo. Perseguido por su mirada, en el camino he perdido la canasta de mimbre que llevaba amarrada a la parte trasera de la moto y no me he dado cuenta. Pero tampoco he querido regresar a buscarla. El cielo se ha puesto negro y rutilaba, mudo, por los rayos lejanos. Al llegar a casa he metido todo lo que estaba tirado fuera. El cielo incuba una batalla colérica, el cielo trama algo oscuro.

1 comentario:

  1. Algo en común ha de circular por nuestras cabezas. Mientras leía tu entrada recordé la escena del huevo en Historia del ojo de Bataille y, sí, concuerdo contigo: pura y absoluta locura.

    ResponderEliminar

Deja que caigan más cerezas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...