Datos personales

Mi foto
Ciudad de México, Mexico
roja como los sueños de los negros mirlos.

Reconstruyendo

Photobucket

Algo me salió mal con Picasa y perdí todas las fotografías del blog. Ahora estoy recuperándolas, así que ténganme paciencia.

Xoxo

Entradas populares en los últimos 30 días

jueves, 26 de agosto de 2010

El vestido de Chelsea


Encuentra Flores que sean sillas (Rimbaud)


Por que me quiero salir del cuadro aquí está el modelo de Rrose Sélavy:Vestido oblongo para alguien aquejado de hipo.
Y es cierto, parafraseando a Leonard Cohen: I'm ugly but i've got the music.

domingo, 22 de agosto de 2010

Peras y manzanas

Hace ya unas entradas que introduje el tema de la armonía cromática y con ella, también ciertas dudas. A petición de Erika y Mine, quienes me pidieron peras y manzanas, ofreceré una explicación acerca de una armonía basada en la nivelación de matiz entre varias coloraciones, no es la única que existe pero es interesante porque conforma un sistemas representacional equiparable al de la música, por ello, no es de sorprender que el orfismo de Delaunay juegue con las posibilidades que de aquí se desprenden.
Primeramente, el círculo cromático dotará el espacio en el que se construirá el esquema armónico; este será dividido en 12 partes, obviamente, cada uno tendrá un ángulo de 30º:



Como observamos, cada parte muestra una coloratura y sus diferentes degradaciones tonales; cuando optamos por hacer una composición monocroma, es decir, que sólo implique un color y sus desaturaciones, entonces hablamos de una armonía de intervalo nulo, pues la escala elegida no se desplaza hacia ninguna de las otras inscritas en la circunferencia, en cambio, si existe un movimiento a partir de ella en sentido opuesto a las manecillas del reloj y de manera descendente, cuya rotación marque una distancia de entre 30º hasta 330º, entonces obtendremos una opción ofrecida por el sistema armónico de nivelación de matiz; según el caso, conseguiremos una escala de primera (30º), de segunda (60º), de tercera (90º), de cuarta (120º), de quinta (150º), de sexta (180º), de séptima (210º), de octava (240º), de novena (270º), de décima (300º) o de undécima (330º).
A continuación doy un ejemplo gráfico de tal sistema, los patrones del lado izquierdo se representan según el espectro electromagnético, pero, puesto que el ojo humano no alcanza a percibir longitudes de onda mayores a 780 nanómetros, del lado derecho presento niveles tonales dentro de lo que sería el espectro de luz visible, (llamado cromático) para que sea fructífera mi exposición.

(para ver mejor los gráficos, haz click sobre ellos)























Este sistema no sólo da pie para realizar composiciones armónicas, también lo da para romperlas, pues no habría ruptura posible sin un pauta establecida; si uno quiere puede jazzear con sus valores, por ejemplo, qué tal retrasar un tono o adelantarlo creando laying backs y flee forwards.
Quiero, finalmente, dejarles un patrón de esos painting by numbers (ja, ja, así de restringida es, aparentemente, mi propuesta) de un icono de la sacralización, y de la desacralización, del arte, para que prueben en ella la o las escalas que les he ilustrado, o, mejor aun, se atrevan a experimentar un rompimiento.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...