Datos personales

Mi foto
Ciudad de México, Mexico
roja como los sueños de los negros mirlos.

Algo me salió mal con Picasa y perdí todas las fotografías del blog. Ahora estoy recuperándolas, así que ténganme paciencia.

Xoxo

Entradas populares en los últimos 30 días

miércoles, 29 de diciembre de 2010

Los santos inocentes

Los santos Inocentes, Duccio di Buoninsegna

Escribí en mi diario íntimo, sobre los inocentes y me acordé de un poema del Robert Lowell, así que salté de mi blog de autor a mi blog cultural para ofrecérselos en este post, siendo algo muy propio ya que desde la muerte de Alí Chumacero no había metido otra cereza en la cesta de poesía, además vale igualmente para enmendar el exabrupto de la entrada anterior causado por un espíritu festivo que me es ajeno.

Este poeta bostoniano, aunque sin duda es uno de los más importantes surgidos en la literatura estadounidense de la centuria pasada, ha sido poco traducido al español, apareciendo su obra de pronto en una que otra antología. Convertido en un poeta de culto en el ámbito latinoamericano, particularmente en nuestro país a partir de que Carlos Monsiváis recupera parte su material en la década del setenta, el afán de traducir su obra por parte de otros tantos implicará, asimismo, la capacidad de compartir el punto de vista ético del vate, así como, en el aspecto formal, seguir las variaciones de un complicado estilo que desarrolla desde Land of Unlikeness (1944) hasta Day by day (1976).

Sin más los dejo con “Los santos inocentes”, perteneciente al poemario Lord Weary's Castle. La versión que aquí presento la he extraído de la antología Poesía norteamericana del siglo XX, editada por la UNAM y Premia, cuya selección, prólogo y traducción, salvo uno que otro poema, estuvo a cargo de Federico Patán.

Escucha, las campánulas tintinean mientras la carreta
se bambolea sobre ruedas de goma por el alquitrán
y el hielo encenizado más allá del molino de cañamazo
y el canal del sábalo. Los bueyes babean y se detienen
admirados ante las defensas de un auto,
y enormes se desplazan colina de San Pedro arriba.
Son los maculados por mujer —su
tristeza no es la de este mundo:
el Rey Herodes gritando venganza ante las rodillas
encogidas de Jesús que se ahoga en el aire.

Rey de gaznápiros y de niños mudos. Aun así,
el mundo es más Herodes que Herodes; y el año,
de gracia de mil novecientos cuarenta y cinco
trepa con privaciones la colina escoriosa
de nuestro purgatorio; y los bueyes se acercan
a los gastados fundamentos de su descansadero,
el pesebre sagrado su lecho de maíz
y su acebo arrancado para la Navidad. Si mueren,
como Jesús, con el yugo, ¿quién lo lamentará?
Cordero de pastores, Niño, cuán inmóvil yaces

Ilustración de Jeffrey Smith

Finalmente, como recomendación les brindo dos títulos: la traducción de Day by Day realizada por Luis Javier Moreno y editada en 2003 por Losada y así también Words in air: The Complete Correspondence Between Elizabeth Bishop and Robert Lowell editada por Thomas Travisano con la colaboración de Saskia Hamilton; son 459 cartas que durante largos años sostuvieron una relación atípica, sugestiva, intelectual, amorosa sin necesidad de la existencia del affair entre Lowell y la poeta de North and South, quien era siete años mayor que él.
 

martes, 28 de diciembre de 2010

Tengo el miedo metido en el cuerpo y la sintaxis relajada en el fondo de la poesía


Terminé el mes de noviembre con la relectura de Aurelia de Gérard Nerval, obra en la que el autor recupera lo perdido adentrándose en el mundo onírico, un mundo que nos presenta terrores, pero que nos impele a quedarnos en él, pues es en su centro donde encontramos la piezas faltantes del mundo real, hallazgos terribles y afortunados a la vez. Saliendo de este delirio me enganche de nuevo con dos más: uno causado por mi laringitis y el otro, por supuesto, por la lectura del mes de diciembre. Vale la pena mencionar esto como preámbulo, ya que de allí deriva cómo me acerco a este medio para hablarles del libro de Juan José Millás.
Todavía resonaba en mi cabeza el escrito del autor romántico francés, cuando empecé a leer en los primeros días de diciembre El orden alfabético. Entre ambos textos existe un punto en común: el sueño febril como medio en el que se construye el discurso y, si no tomamos en cuenta que Nerval con su Aurelia, como lo hizo con su Silvia, trata de dar vida a una mujer inexistente de la misma manera que el protagonista de nuestra historia lo hace con la mixtura de Laura-Teresa, de ahí no hay más; el primero es un relato, el segundo una novela y aun cuando estos por igual se dividen en dos partes, el primero deja para nosotros entre sus segmentos un breve silencio para avivar nuestra inquietud, en tanto que el segundo nos abre un espacio que finalmente completaremos a partir de las omisiones captadas. La elipsis generada entre la historia del Julio de trece años y el Julio de treinta y seis nos lleva a tratar de recuperar su vida entre las actitudes reiteradas o, mejor dicho, maniacas de éste y, asimismo, entre todo aquello que de un indicio de cómo llegó a ser el tipo solitario al paso de veintitrés años; es decir, más de dos décadas serán rescritas por nuestras deducciones cuando sólo contamos con los datos que se nos dan en un primer momento que se halla distendido por las múltiples acciones que suceden en el sueño de un niño enfermo y un segundo que se halla condensado  al presentar una serie de guiños al lector, de tal forma que todo aquello que parecía excedido o iterativo en la estructura descriptiva del delirio, se torna aquí en meras huellas semióticas y semánticas. No obstante, estos tiempos mantienen una estrecha conexión, pues son tiempos psicológicos, es decir, todo sucede en la percepción íntima del individuo, permitiendo con ello sostener toda una ficción en una sola reflexión: aquella que concierne al lenguaje como herramienta pragmática, pero también, tomando ventaja de su carácter discreto, el cual desde el lado interno del calcetín deja ver sus costuras, como fórmula mágica capaz de crear mundos alternos.
Para Millás es un tema recurrente todo lo que refiere al lenguaje, así lo ha hecho patente en algunos de sus articuentos y así también en la sesión que sostuvo con un grupo de chavos en la FIL Guadalajara. Lo que pasa es que este tema es una obsesión para el valenciano, pero una obsesión bien llevada, yo disfruté mucho la manera como tanto en la realidad alucinada por el niño como en la alucinada realidad del hombre, este escritor hace de su narración un asunto metalingüístico y pone a pensar a todos de una manera tan vivaz asuntos tales como el de la arbitrariedad del signo lingüístico, mientras que dicha falta de conexión causal entre significado y significante académicamente nos la refinamos leyendo atentamente el Curso de Lingüística general de Ferdinand de Saussure, o también cómo el niño aprende más acerca de la gramática generativa a la Chomsky con el deshuese de las palabras compradas en el mercado negro que manejaba el tablajero que lo que había aprendido en la escuela.
Y hablando de arbitrariedades, yo los dejo con esta cita del articuento titulado “El mapa de la fiebre":
Tuve una tía que padecía "fiebres", lo que yo interpretaba algo así como que se iba de vacaciones con frecuencia. Lo malo es que eran tifoideas, término que a mí me sonaba a alcantarilla. Si hubiera habido fiebres saturnales, fiebres arboriformes o fiebres comparadas, me habría apuntado con gusto a cualquiera de ellas. Me tuve que conformar con las que producían las anginas, que no sé ahora si tienen nombre. Pero a ellas les debo todo lo que soy.
Yo también les debo lo que soy, una alucinada, a esas fiebres que me pegan cuanto caigo presa de alguno de mis tantos males, como este mes con la laringitis, por eso —y no sólo por la soledad o por la falta de adaptación en la escuela ni por el hogar en ruinas— sentí tanta afinidad con ese llamado Julio que tenía una hermana nonata que visitaba en el tomo en el que venía todo sobre abortos terapéuticos.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...