Datos personales

Mi foto
Aguascalientes, Aguascalientes, Mexico
roja como los sueños de los negros mirlos.

Reconstruyendo

Photobucket

Algo me salió mal con Picasa y perdí todas las fotografías del blog. Ahora estoy recuperándolas, así que ténganme paciencia.

Xoxo

Entradas populares en los últimos 30 días

jueves, 6 de enero de 2011

La niña y el monstruo


¿Cuándo fue la primera vez que escuché esa palabra? ¿Qué tan amorfa, qué tan oscura me habrá parecido? ¿Cuán grandes abriría mis ojos al tratar de aprehender cualquier explicación? 

Construir un ser desde el espanto celosamente infundido es echar a tierra la certeza de que todo es imaginable por la mente de un chiquillo; hay ojos que sobran, bocas que no encajan, cuerpos que sobrepasan todos los cuerpos conocidos. Ahí está el monstruo, en la reciedumbre del tronco del árbol, en la astucia de la negra araña, aquí y allá deja una pista para fraguarlo diverso, pues aquí y allá no muestra una igualdad identificable. 

Finalmente, llega el momento en que ese discernimiento irregular, excesivamente lato como para no esbozar arrepentimientos en su dibujo, adquiere la proporción de nuestro miedo, se vuelve adecuadamente exclusivo y mantiene un roce íntimo con nuestras inquietudes. ¡Ahí está él, mi monstruo!, dijo la niña enfebrecida, quien lo vio de frente cuando se plantó ante el espejo.



Les prometo meter estas dos guindas en mi cesta de celuloide cereza, lo cual viene bien, ya que, como se puede apreciar, no está muy llenita.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Deja que caigan más cerezas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...