Datos personales

Mi foto
Aguascalientes, Aguascalientes, Mexico
roja como los sueños de los negros mirlos.

Reconstruyendo

Photobucket

Algo me salió mal con Picasa y perdí todas las fotografías del blog. Ahora estoy recuperándolas, así que ténganme paciencia.

Xoxo

Entradas populares en los últimos 30 días

domingo, 15 de mayo de 2011

Al maestro, con cariño

Hoy recibí, sorpresivamente, muchas felicitaciones por el día del maestro. Últimamente he pensado en los daños irreversibles que debí haber causado a muchos de mis estudiantes, así que me resulta increíble que me recuerden y que quieran felicitarme en este día aunque ahora ya no ejerza esa noble profesión y haya pasado a formar parte de las filas desacreditadas de la burocracia. El hecho es que hoy estas congratulaciones me llevan a extender un reconocimiento a los maestros que han significado algo, o mejor dicho, mucho para mí y que, además, la mayoría de ellos tuvieron que sufrir más que Sidney Poitier debido a mi carácter caprichoso.

De una  joyita, de 10,000 Maniacs de tan sólo cuatro pistas --Few and far Between, Candy everybody Wants, To sir with love y Let the mystery be-- que compré en 1993, extraigo una para ofrecérsela (formato clip YouTube) a los Sirs y las misses que me educaron omitiendo, después de pensarlo dos veces, la lista para, así, no omitir a ninguno.


2 comentarios:

  1. Que entrada tan emotiva! Y pues, yo le doy mis felicitacones tambien! Debo decirle, que ese es el camino que estoy empezando tambien, por as decirlo, el de la enseñanza.
    siempre es un placer visitar su sitio.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Silvia, que sorpresa, no sabía que habías sido maestra. Me tienes que contar.

    Sin duda, fui una buena estudiante, pero rebelde y alocada que ponía a la clase patas arriba con mis ocurrencias.

    Hubo un profesor en mi adolescencia al que nunca olvidaré. Él me dio las claves para crecer, era un dandy, un humanista, tenía mucho sentido del humor y era muy sabio: El señor Bianchini. El único que jamás tuvo que castigarme.

    Un abrazo, Silvia.

    ResponderEliminar

Deja que caigan más cerezas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...