Datos personales

Mi foto
Aguascalientes, Aguascalientes, Mexico
roja como los sueños de los negros mirlos.

Reconstruyendo

Photobucket

Algo me salió mal con Picasa y perdí todas las fotografías del blog. Ahora estoy recuperándolas, así que ténganme paciencia.

Xoxo

Entradas populares en los últimos 30 días

jueves, 6 de octubre de 2011

Memoriae mundi; lo que este octubre nos deja hoy



¡Hurra! También los suecos y los poetas merecen el Nobel

Se ha dado hoy a conocer al galardonado con tan célebre premio en el campo de las letras: Tomas Tranströmer, aunque minutos antes se divulgara la falsa noticia de que el ganador de esta edición era el rancio escritor nacionalista serbio Dobrica Cosic, supuestamente por ser el último disidente del Siglo XX, testigo de una era en declive, así como un profeta de una era emergente. Sin embargo, en días previos, el nombre de Tranströmer y el de otros cuatro vates, el sudcoreano Ko Un y el sirio Ali Ahmad Said Asbar, conocido como Adonis, la argelina Assia Djebar y el israelí Amos Oz, sonaban muy fuerte. La crítica literaria Maria Schottenius tenía como predilecto a Adonis, pero supongo que los miembros de la Academia finalmente no votaron por él por miedo de que se les siga tachando de politizados; en fin, hagan lo que hagan se les tachará de algo, habrá quien diga que ahora se vieron patrioteros ¡Qué bueno que yo nunca voy a ganar el Nobel! Desgraciadamente, los ganadores deben hacer acopio de inteligencia emocional (yo carezco completamente de esa cosa, y de obra pertinente, ja, claro) para lidiar con el cúmulo de especulaciones que tratan de explicar por qué oscuras razones el jurado lo eligió, pero por otro lado, tendrán la fortuna de que sus libros se empiecen a distribuir de veras por todos los continentes, por esta razón, quedo conforme con el fallo del comité, si bien, igualmente, hubiera estado contenta de que lo ganara cualquier otro del grupo citado que se codeaban entre muy laureados y difundidos novelistas, como Antonio Tabucchi —en el contexto prosístico, mi favorito—, Philip Roth, Thomas Pynchon o Haruki Murakami, pues, díganme si no, ya había pasado bastante tiempo desde que un bardo ganara; en 1996, la distinción la obtuvo la polaca Wisława Szymborska, quien también escribe prosa; el premio le fue otorgado por su poesía que con precisión irónica permite que los contextos histórico y biológico salgan a la luz en los fragmentos de la realidad humana.
Tomas Tranströmer, Adonis, Ko Un y  Amos Oz

Espero que después de esta designación podamos acceder al corpus poético de Tomas Tranströmer que hasta ahora, aunque se ha traducido al español, no ha sido divulgado lo suficiente. Pese a todo lo que se dice del Nobel, al menos sirve para que nuestro panorama se amplíe al abrir las puertas del mercado mundial a autores que de otra manera pasarían sin ser editados en muchos países o, en el mejor de los casos, publicados con tirajes mínimos.
Me entero ahora que la obra del Nobel 2011 aparece publicada en editoriales pequeñas y estoicas que se mantienen ante los embates del endeble mercado, traducida por el poeta uruguayo Roberto Mascaró, les dejo la bibliografía:

Postales negras, traducción: (Roberto Mascaró & Christian Kupchik), Stockholm, Ediciones Inferno, 1988

El bosque en otoño, Montevideo, Uno/Siesta, 1989

Para vivos y muertos (versiones de Roberto Mascaró a través de la de Bálticos de Francisco Uriz,), Madrid, Hiperión, 1992

Góndola fúnebre, Ed. Literatura Americana Reunida (LAR), 2000

29 jaicus y otros poemas = 29 haiku och andra dikter, Montevideo, Ediciones Imaginarias, 2003

Poemas selectos y Visión de la Memoria, Caracas, Bid & Co., 2009

El cielo a medio hacer, Madrid, Nórdica Libros, 2010

___________________
La muerte de Steve Jobs

Empero, en casos como éste los remanentes de su vida invalidan su muerte del todo, aquí quedará por siglos su presencia debido a la manera en cómo con su inteligencia preclara cambió nuestra forma de vida. No tengo mucho que decir, innumerables reacciones han hecho eco tras su deceso, sólo dejo una cita de su memorable discurso dado ante los graduados de Stanford, la cual me cimbró:
Cuando tenía 17 años, leí una cita que decía algo parecido a “Si vives cada día como si fuera el último, es día será cierto”. A mí me impresionó y desde entonces, durante los últimos 33 años, me miro al espejo todas las mañanas y me pregunto: “Si hoy fuera en último día de mi vida, ¿querría hacer lo que estoy a punto de hacer hoy?” Y cada vez que la respuesta ha sido “No” por varios días seguidos, sé que necesito cambiar algo.
Recordar que moriré pronto constituye la herramienta más importante que he encontrado para ayudarme a decidir las grandes elecciones de mi vida.

1 comentario:

  1. Prefiero que le den más tiempo a Murakami para conseguir el Nobel, porque tiene algo de homenaje final, Cela, ya nunca más volvió a escribir nada que me conmoviera o me gustara y encima se volvió un ser insoportable.

    Y sí, gracias a estos premios podemos conocer la obra de grandes escritores que de otra manera son minoritarios como J. M. Coetzee.

    En cuanto a la filosofía de Jobs, estoy muy de acuerdo aunque no es fácil vivir siempre como si fuérmos a vivir mañana. Pero me alegro en este momento que me lo recuerdes.

    A su ingenio le debemos de alguna manera poder estar comunicándonos a kilómetros y desde casa con un sólo clic.

    Silvia, te he dedicado un cuento en mi blog para empezar a festejar tu cumpleaños.

    Un abrazo, Silvia.

    ResponderEliminar

Deja que caigan más cerezas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...