Datos personales

Mi foto
Ciudad de México, Mexico
roja como los sueños de los negros mirlos.

Algo me salió mal con Picasa y perdí todas las fotografías del blog. Ahora estoy recuperándolas, así que ténganme paciencia.

Xoxo

Entradas populares en los últimos 30 días

sábado, 23 de abril de 2011

El día de la rosa y el libro ahora, como el gemido del terrible dragón, hace fama por toda la redondez de la Tierra.

Bernat Matorell, San Jorge y el dragón, temple sobre tabla, Instituto de Arte de Chicago.


En el ámbito internacional, la conmemoración del Día Internacional del libro y del derecho de autor apenas data de 1996, cuando la UNESCO hizo efectiva la propuesta al respecto; sin embargo, desde 1926 en España, según Real Decreto de Alfonso XIII, es aceptada la iniciativa de llevar a cabo una fiesta que exalte la letra impresa de la nación hispana, la cual fue propuesta por el editor, traductor y prologuista valenciano Vicent Clavel Andrés ante la Cámara Oficial del Libro de Barcelona, quien además estuvo encargado de redactar los 15 artículos en los que se enumeran los actos a celebrar en centros educativos, milicianos, de merced y penitenciarios, acordándose, primeramente, la realización de ellos cada 7 de octubre, pero, para 1930, se toma la decisión de cambiar la fecha al 23 de abril, con el propósito de honrar a Miguel de Cervantes Saavedra en su aniversario luctuoso, así como para enmarcar este día dentro de la festividad dedicada al patrono de Cataluña, Sant Jordi, en la que desde 1859, a instancia de Antoni de Bofarull, se venían realizando juegos florales que fomentaban el descubrimiento de nuevos autores y el auge editorial. Tras los conflictos generados por la Guerra Civil, el día del libro español deja de festejarse y no es sino hasta 1978 que tan noble tradición se retoma y se vuelve a cantar su himno: En himnos fervientes cantemos al Libro, / loor a Cervantes, ingenio español, /y por la alta cultura constantes velemos / y vibre en nuestra alma de España el honor.

En el momento de elegir inscribir la conmemoración internacional del libro, se ha tomado en cuenta el mismo 23 de abril porque este día también es significativo para la literatura universal, ya que, coincidentemente, de acuerdo con el calendario juliano, se registra el deceso de otra figura clave en el desarrollo de las letras: William Shakespeare, pero no sólo adoptamos la fecha, también la tradición catalana de regalar una rosa y un libro. El obsequio de una rosa ha estado vinculado a la historia que relata la victoria del caballero Sant Jordi sobre el terrible dragón devorador de doncellas; dice la leyenda que cuando la hija del rey iba a ser la víctima del terrible monstruo apareció un caballero, cuya patria era el cielo, montado en un blanco corcel para librarla de una muerte segura, la lucha contra la bestia […] fue desesperada y horrible. Los bramidos del dragón se oían en diez leguas a la redonda. Por sus fauces, espantosamente abiertas, surgía una lluvia de fuego que caía abrasadora sobre el gentil doncel, su enemigo. […] Mas la armadura del caballero le protegía de modo portentoso contra el agua y el fuego y su espada no se rendía ante los furiosos ataques del horrible monstruo […] Tres veces, no obstante, estuvo el caballero a punto de caer del caballo, pero la princesa, que no dejaba ni un instante de mirar la lucha, levantó tres veces los ojos al cielo y el caballero volvió afirmarse en la silla.[…] Al fin, en el instante mismo en que el dragón agitaba las alas para remontarse por los aires, un fuerte lanzazo, que le hirió el ala izquierda, le hizo caer bajo el caballo del doncel […] el dragón estaba vencido1. Algunas versiones dan cuenta que el dragón muere, otras, dicen que la herida lo amansa de tal manera que es llevado por la princesa, con una cinta atada al cuello, hasta el castillo del rey, de cualquier forma, se dice que creció un rosal rojo en el pedazo de tierra que fue humedecido por la sangre derramada por la herida fatal de la fabulosa criatura, por ello surgió la tradición de regalar una rosa a todas las mujeres que acercaban al Palau de la Generalitat en donde se celebraban los oficios del santo patrono en la capilla que lleva su nombre, obra arquitectónica de Marc Safont que fue terminada en 1434. Se dice que en la alegoría de la representación de Sant Jordi, el corcel blanco representa a la Iglesia Católica, el dragón el pecado y la sangre derramada el bautismo. En nuestros días esa sangre que florece como rosa nos bautiza en otra fe, la que da luz al hombre a través de la palabra escrita, por eso regalamos juntos la rosa y el libro. 

 1Tradición Catalana,  "San Jorge y el Dragón" en Tradiciones Íberas, Anaya, Madrid, 1997, pp.77-78.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...