Datos personales

Mi foto
Ciudad de México, Mexico
roja como los sueños de los negros mirlos.

Algo me salió mal con Picasa y perdí todas las fotografías del blog. Ahora estoy recuperándolas, así que ténganme paciencia.

Xoxo

Entradas populares en los últimos 30 días

viernes, 29 de julio de 2011

Las descripciones abusivas nunca llegan a ensimismarnos en una contemplación sino sólo en el arrullo


La mirada inmovilizada en el ojo del buey, cuya cortina semientornada guarda el secreto de unos ojos divinos, divinos conectados al cerebro de una mujer burguesa, no descubre nada en el agua apenas rizada en su azul quietud de agua mansa amansada por la amoratada morosidad de la metáfora gastada.

Me parece increíble que una novela en la que la narración se atora aquí y allá, sobre todo en la primera parte, y su discurso se vacía con ideas de culebrones televisivos, pueda ser galardonada. De todos los libros que hemos leído hasta este momento en el primer ciclo del circulo virtual, Azul, sin duda, es el único que poco he disfrutado leer, pue al menos Le Clezió me creo expectativas. Excepto por el capítulo V, en el que a Martín, después de transitar por un camino miserable y haber sufrido las dentelladas de un perro furioso, le cae el veinte de que su relación agoniza como el can al que terminó por lapidar y de la historia contada por Pepone sobre la cueva azul, metanarración, dicho sea de paso, que la autora dejó como circunstancial sin darle un anclaje en el desarrollo de la historia, no encuentro más elementos que hayan atrapado mi atención, más allá de estos “highlights” la historia se ve entorpecida por esa inmoderada adjetivación que no logra materializar el objeto que describe, no me dormí ante tanta palabra de adorno porque tengo un serio trastorno del sueño.

Pero, bien, creo que el hecho de que señale una o dos cosa que me parecen buenas, sólo indica que mi relación con esta lectura fue conflictiva, pues ¿por qué la estoy descuartizando en vez de unir sus partes a su todo?

Por último, lo que concierne a la función paratextual, creo que las palabras de Conrad y Pavese que constituyen los epígrafes de esta obra parecen los invitados a una reunión incomoda y ¡demonios!, si se levantara de su tumba, Alfonsina rechazaría la pertenencia de esta obra.

jueves, 28 de julio de 2011

Transverberaciones

Estoy a unos días de cumplir cuatro años en la blogsfera, empiezo la celebración con mis Transverberaciones Teresianas, luego vendrá algo más, lo prometo.

martes, 26 de julio de 2011

Una necro lógica y dos necrológicas en Julio

El sábado se dio la noticia de la muerte de Amy Winehouse, una chica con buena voz que alcanzó una popularidad de esas que sube como la espuma, ya saben lo efímero que es eso. Estando en la cúspide no sólo uso su aliento para cantar, también para despotricar contra sus compañeros de fama, pero, ¡oh, las cosas de la vida! Le dijo vieja a Madonna, y ella nunca sabrá ahora que es ser “vieja”, habló basura de Bono y hoy U2 le rinde homenaje. Dicen los que seguían sus desplantes que era una muerte esperada, también supongo que era esperada la muerte de de un hombre mucho mayor de 27 años dedicado a su creación hasta el último día de su vida.



El pasado 20 de julio murió en Londres, a los 88 años, Lucian Freud, pintor y grabador que plasmó en su obra el retrato siempre desnudo —a veces sin ropa— de la gente que lo rodeó para construir una autobiografía sustentada en las respuestas que vivifican la identidad en el cruce de la mirada con el otro. El galerista William Acquavella, refirió que Freud vivía para pintar y pintó hasta el día de su muerte, apartado del ruido del mundo del arte, por eso permaneció ajeno a la locura de Christie's y no dejó de pintar en 2008, cuando su lienzo Benefits Supervisor Sleeping se subastó por la gravosa suma de 33, 6 millones de dólares.



En Ciudad de México, también Jan de Vos dejó de existir en la madrugada del domingo 24, historiador regional y teólogo doctorado por la universidad de Lovaina, quien desde 1973 se dedicó a estudiar la historia del sureste mexicano, particularmente Chiapas, lo que le permitió concretar sus estudios dentro de una trilogía en torno a la selva lacandona compuesta por los volúmenes La paz del Dios y del rey, Oro verde y Una tierra para sembrar sueños. Formó parte del grupo de estudiosos del Centro de Investigaciones Ecológicas del Sureste (CIES), así como del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y, posteriormente, Centro de Investigaciones y Estudios en Antropología Social (CIESAS). Su corpus es esencial para acercarnos a la problemática de los pueblos indígenas desde una perspectiva que dista de la visión de una política paternalista, De Vos, nos acerca a los pueblos primigenios de Chiapas abriendo un diálogo entre iguales; por otro lado, también pone en la mesa la discusión  la crisis ambientalista desde la perspectiva de un hombre que viniendo de la llanura de Flandes se interna en la selva mexicana.


Yo no he muerto, aquí estoy, aún atada al tiempo por si quieres visitarme.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...