Datos personales

Mi foto
Ciudad de México, Mexico
roja como los sueños de los negros mirlos.

Reconstruyendo

Photobucket

Algo me salió mal con Picasa y perdí todas las fotografías del blog. Ahora estoy recuperándolas, así que ténganme paciencia.

Xoxo

Entradas populares en los últimos 30 días

martes, 1 de noviembre de 2011

Tlallampa: Camino de los muertos

(Concepción fúnebre náhuatl)

El nahualismo tlallampa significa bajo tierra e, igualmente, refiere la dirección que deben tomar los muertos para recorrer el largo trayecto que los llevará a Centlalimictlan, el inframundo profundo, el abismo en donde se hallarán completamente despojados de toda remanencia de la vida terrenal y se completará el pulimiento de su tonalli, alma, para convertirse en semilla, por lo que también a este sitio se le llama Ximoayan, lugar en donde se pule la simiente del descarnado. Pero para que el ánima logre separarse de la carnalidad y la osamenta que lo envuelve, el difunto deberá someterse a los designios de Mictlantecuhtli y Mictecacihuatl, Señor y Señora de la región de los muertos, quienes se encargarán de que se realice la omioquixtia, es decir, el deshueso durante el cruce de los nueve vados del Mictlan (inframundo), estos son:
  • Itzcuintlan (lugar de perros) o Apanohuayan (lugar donde pasa el río), primer cruce por el mundo soterrado; ahí el difunto tendrá que efectuar su primer ordalía atravesando un caudaloso río en el lomo de un perro pelón, el llamado xoloitzcuintli, el cual es enterrado con su amo con este fin.
  • Tepectli Monamictlan (lugar donde los cerros chocan entre sí), estadio donde los huesos del transeúnte son fracturados al tratar de franquear dos montes que se atraen y se repelen.
  • Itztepetl (Cerro de navajas), andurrial en el que se desprenden pedernales que producen cortaduras profundas a los viajeros.
  • Itzeecayan (lugar donde sopla el viento helado o de navajas), paraje de donde surgen los vientos del norte que marchitan la piel del errante, está dividido en dos zonas, la más inclemente se llama Cehuecayan, lugar donde hiela porque nunca deja de caer nieve.
  • Paniecatacayan (lugar donde todo ondea como banderas), aquí no existe la gravedad y, además, ocurre la consunción de los cuerpos, por lo que estos se desplazan a merced de las corrientes.
  • Temiminaloyan (lugar donde se lanzan las saetas), territorio por el cual anda un dios que recoge las flechas erradas de los guerreros y la usa en contra de los muertos para desangrarlos.
  • Teocoylehualoyan (lugar donde la bestia devora corazones), morada de Tezcatlipoca; vuelto jaguar, se alimenta de los corazones de los fallecidos para desvincularlos del mundo afectivo que mantienen con sus deudos.
  • Yzmictlan Apochcaloca (lugar en el que se enceguece en medio de la niebla), en tal sitio se encuentra el Apahuiayo, laguna de aguas negras en la que habita Xochitonal (flor del alma), la lagartija que despoja la materia de los seres.
  • Chicunamictlan (Recinto del descanso eterno), punto final del trayecto del viajero, quien es recibido finalmente por los señores del Mictlan, personajes descarnados y con la mandíbula bien abierta para poder tragar la materia del universo.

    9 inframundos
    Después uno ya no es ni fallecido, pero es simiente en el suelo de Ximoayan.

domingo, 30 de octubre de 2011

El axólotl o la tercera transfiguración del dios que no quiso morir

Silvia Teresa Flota Reyes, Axolotl, la tercera transfiguración de Xolotl, aguada.

Se dice que el sol no se movía cuando resurgió el mundo por quinta vez, por lo que los dioses decidieron reunirse en Teotihuacán en donde se dispuso una hoguera en la que debían caer uno a uno los concurrentes impelidos por el aliento de Ehécatl, el viento. Sin embargo Xólotl, el gemelo oscuro de Quetzalcóatl rehusó a sacrificarse y lloró y lloró: ¡Oh, yo no debo morir!, hasta que de tanto lagrimeo se le empequeñecieron los ojos, aun así se las arregló para huir en el momento preciso que debería inmolarse. Se escondió adoptando diversas formas: primero en los maizales convirtiéndose en un pie de maíz de dos cañas al que los agricultores conocieron como milacaxólotl; cundo fue visto por sus fustigadores entre las mazorcas, huyó otra vez y se guareció entre los magueyes convirtiéndose en uno de estos, pero de dos cuerpos, el llamado mexólotl; cuando de nuevo fue descubierto, corrió hasta encontrar agua en que sumergirse, ahí se convirtió en una especie de pez, cuyo nombre fue axolotl, luego lo encontraron y lo acosaron, pero como sus patas eran cortas y respiraba a través de branquias no pudo moverse fuera del agua, así llegó su fin (1).
 Silvia Teresa Flota Reyes, ilustración de las dos primeras transfiguraciones de Xólotl
Xólotl, por ser hermano gemelo de Quetzalcóatl, algo considerado antinatural entre las culturas prehispánicas, es el dios de la deformidad y la transformación; a su mítica aventura acuática se le atribuye la existencia de ese extraño ser que hoy conocemos como ajolote. Nominado científicamente como Ambystoma mexicanum, es una criatura que desconcertó a los naturalistas debido a que alcanza la madurez sexual siendo larva y, aún más, puede completar su ciclo vital en ese estado. A los conquistadores españoles les fue descrito por los informantes indígenas en los siguientes términos: Se le parece a la lagartija, tienen pies y manos como ellas, cola anchurosa, grande boca, pelambre en el cogote, brillante, con carne mucha, deshuesado, es benévolo, grato, merecedor de la gente (2).
Tan merecedor de la gente era que se le atribuía dones curativos; se creía que los infantes se curaban de pali, anemia, untando sus cuerpecitos con la sangre del curioso bicho, igualmente, se pensaba que la hidropesía se curaba dándole al afectado de este mal un caldo de ajolote al que previamente se le había desollado y despojado de sus vísceras y extremidades. Manuel Orozco y Berra agrega que algunos autores creen que esta criatura es provechosa para los [h]éticos [quienes padecen enfermedades consuntivas, como los tísicos] y la recomiendan en las obstrucciones inflamatorias del hígado; en nuestras boticas se prepara un jarabe con la parte gelatinosa del animal y yerbas pectorales, usado en las enfermedades del pecho, como pectoral mucilaginoso (3) y, además, nos dice que es un alimento inocente, propio para los niños, aunque algunos otros sostienen que es afrodisíaco.
Pero aunque su sangre no la unjamos en la piel tersa, no tomemos un caldo de su carne, ni lo preparemos con chile, hay algo en esos ojos de tanta humanidad, tal como lo advirtió Cortázar, que es imposible dejar de pensar en Xólotl, el dios que sintió el terror del hombre.
 ___________________________
(1) Cfr. Bernardino de Sahagún, Historia general de las cosas de la Nueva España, edición de Wigberto Jiménez Moreno, Vol.5., México, Editorial Pedro Robredo, 1938 // Fray Diego Durán, Historia de las Indias de Nueva España e islas de tierra firme, Tomo II, México, Imprenta de Ignacio Escalante, 1880, pp.60-63.
(2) Según Códice Florentino Lib. 11, fol. 68, p.68r
(3) Manuel Orozco y Berra,  Memoria para la carta hidrográfica del Valle de México, Por acuerdo de la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística, México, imprenta de  A Boix a cargo de Miguel Zornoza, 1864, p.151.

Licencia de Creative Commons
Axolotl, la tercera transfiguración de Xolotl by Silvia Teresa Flota Reyes is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en wastedcherryblogblof2.blogspot.com.
Licencia de Creative Commons
ilustración de las dos primeras transfiguraciones de Xólotl by Silvia Teresa Flota Reyes is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en wastedcherryblogblof2.blogspot.com.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...