Datos personales

Mi foto
Aguascalientes, Aguascalientes, Mexico
roja como los sueños de los negros mirlos.

Reconstruyendo

Photobucket

Algo me salió mal con Picasa y perdí todas las fotografías del blog. Ahora estoy recuperándolas, así que ténganme paciencia.

Xoxo

Entradas populares en los últimos 30 días

miércoles, 16 de mayo de 2012

La muerte de Carlos Fuentes

Permanezco con los ojos cerrados. Las voces más cercanas no se escuchan. Si abro los ojos, ¿podré escucharlas?...

Carlos Fuentes murió hoy en el Hospital Ángeles del Pedregal a los 83 años. Para mí, como para muchos, tres son sus obras fundamentales y bastarían para darle el lugar que hoy ocupa en la literatura nacional y universal: La región más transparente, La muerte de Artemio Cruz y Aura, obras de su etapa temprana —de 1958 es la primera de las citadas; y de 1962, las otras dos— en las que se establece como obsesión temática la búsqueda de la identidad mexicana mientras se exploran técnicas narrativas en las que irrumpe el pasado en el presente (pasado vivo y presente pasmado o roto); el mito fundacional del Valle de México, la reactualización de vivencias, o la evocación tras los muros de una casona son los anclajes en ese estar aquí y a la vez en un tiempo lejano. Además de estas obras resultan interesantes Las buenas conciencias y Zona sagrada, en la que el protagonista, Guillermo, por su incapacidad de enfrentar el presente, entabla un diálogo con su propio pasado; esta novela alcanza en momentos un tono poético, sin embargo en ciertas descripciones de las ciudades de México y de Jalisco se empieza a ver rasgos que en obras posteriores resultan hasta fastidiosos. Terra Nostra, loada por la crítica, me parece atrayente en cuanto a su propuesta metaficcional, pero la ambición de este autor por mostrarse como un hombre de conocimiento enciclopédico termina por abrumar a un buen número de lectores que tal vez hubiesen preferido un ensayo. 
Como ya había señalado en mis impresiones sobre Instinto de Inez, en la obra de Fuentes existe una intertextualidad restringida. En la ocasión mencionada comparé elementos de dicha novela con análogos presentes en Aura; ahora, también podría señalar el aspecto del lenguaje existente en Cambio de piel, Javier, al igual que Inés Rosenzweig, a través de un lenguaje prístino retiene la memoria. Creo que hay muchas formas y discursos que se repiten en la obra del renombrado escritor, ahora mismo recuerdo el asunto del significado de la “chingada” (abrevando de Paz) que se presenta circunstancialmente tanto en La muerte de Artemio Cruz como en Cambio de Piel
Siendo políticamente incorrecta, creo que en cierto punto la producción de Fuentes se encamina a cumplir con un contrato editorial, eso sí, imprimiendo en esta tarea una fuerte dosis de disciplina, e, igualmente, se empeña en hacer ostensible su conocimiento. Su fama internacional y su perfil televisivo le fomentan un exhibicionismo con el que se afirma en su condición de hombre universal, mientras que su palabra se convierte en cita de autoridad. En México, tuvo un público cautivo que escuchó su palabra como ley, si bien muchas personas por estas tierras nunca han leído un solo libro de él. 
El año pasado salió a la venta su ensayo La gran novela latinoamericana, bajo el sello de Alfaguara, cuyas elecciones y omisiones demuestran que este es un trabajo hecho con las vísceras que saca a la luz más sus filias y fobias que a los verdaderos grandes de la novela de nuestra geografía.
Tal vez sus elecciones literarias me dejaron con cierto mal sabor de boca, pero en algo que estoy rotundamente de acuerdo con él es sobre los candidatos y nuestro futuro electoral: No hay uno al que yo le dé mi voto y lo lamento porque siento que es la última oportunidad política que tiene México.
Deja inconcluso un libro sobre gente que marco su vida, Personas. Supongo que no habrá ningún político mexicano referido aquí, pero quién sabe.

1 comentario:

  1. Hola, Silvia, en cuanto leí la noticia del fallecimiento del escritor pensé en que le dedicarías uno de tus interesantes post. y aquí estoy para confesar que sólo he leído de Carlos Fuentes

    "Diana o la cazadora solitaria (Alfaguara, 1994)"

    y que otros intentos me han resultado tediosos y no han properado, pero voy a probar con las quenombras como tus favoritas, pues no estaban entre mis ojeos.

    A veces he pensado que cuando un escritor tiene tanta proyección y es tan mediático, si no lo sabe gestionar puede afectar a la calidad de su obra.

    No sé, leo mucho, pero sin un criterio erudito, primero elijo la historia y luego si está bien escrita alcanzo el éxtasis.

    En cuanto a los políticos, que te voy a contar, estoy con los chicos del 15M "Que no, que no nos representan...Y lo llaman democracia y no lo es"


    Un abrazo, Silvia

    ResponderEliminar

Deja que caigan más cerezas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...