Datos personales

Mi foto
Ciudad de México, Mexico
roja como los sueños de los negros mirlos.

Reconstruyendo

Photobucket

Algo me salió mal con Picasa y perdí todas las fotografías del blog. Ahora estoy recuperándolas, así que ténganme paciencia.

Xoxo

Entradas populares en los últimos 30 días

lunes, 2 de enero de 2012

Enero de nuevo, y creo que ya se me ha hecho costumbre comenzar desentonando con el ánimo festivo; este recién terminado 2011 dejó pocas cosas buenas y mucho horror que sigue lastimando, por lo que no se asusten si en esta entrada pongo en la cesta de cerezas el siguiente poema de Sylvia Plath.

"Dos vistas de una sala de cadáveres"

                       I
El día en que ella visitó la sala de disección
tenían cuatro hombres tumbados, negros como pavos quemados,
a medio despedazar. Rezumaban un vapor
avinagrado como de cubetas mortuorias;
los chicos de las batas blancas comenzaron a trabajar.
La cabeza de su cadáver se había hundido
y ella apenas podía reconocer nada
entre el caos de cráneos y pellejos rancios.
Un raquítico trozo de cuerda lo sujetaba.

En sus frascos, criaturas con nariz de caracol miran ensimismadas y brillan.
Y él le entrega el corazón roto como una herencia resquebrajada.

                        II

En la panorámica de Brueghel de humo y matanza
sólo dos personas no ven los montones de carroña.
Él, a flote en el mar de azul satén
de sus faldas, canta en la dirección
de su espalda desnuda, mientras ella se inclina
sobre él, con una partitura entre los dedos,
ajenos ambos al violín en manos
de la muerte cuya cabeza ensombrece su canción.
Florecen estos amantes flamencos; no por mucho tiempo.

Mas la desolación, detenida en la pintura, perdona al pequeño paisaje
distraído, delicado, desde el borde inferior derecho.
Pieter Brueghel el Viejo, el triunfo de la muerte, circa 1562, tabla, 117x162cm, Museo del Prado


Sylvia Plath, "Dos vistas de una sala de cadáveres" en Soy Vertical. Pero preferiría ser horizontal, compilación de poemas tomados de Collected Poems por Concha García y Eli Tolaretxipi para la serie Mitos Poesía de Mondadori.
La versión original original forma parte del poemario The Colossus:

Two Views of a Cadaver

1
The day she visited the dissecting room
They had four men laid out, black as burnt turkey,
Already half unstrung. A vinegary fume
Of the death vats clung to them;
The white-smocked boys started working.
The head of this cadaver had caved in,
And she could scarcely make out anything
In that rubble of skull plates and old leather.
A sallow piece of string held it together.

In their jars the snail-nosed babies moon and glow.
He hands her the but-out heart like a cracked heirloom.

2
In Brueghel's panorama of smoke and slaughter
Two people only are blind to the carrion army:
He, afloat in the sea of her blue satin
Skirts, sings in the direction
Of her bare shoulder, while she bends,
Fingering a leaflet of music, over him,
Both of them deaf to the fiddle in the hands
Of the death's-head shadowing their song.
These Flemish lovers flourish; not for long.

Yet desolation, stalled in paint, spares the little country
Foolish, delicate, in the lower right-hand corner.


El triunfo de la muerte; detalle de la esquina inferior derecha


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...